La Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) retomó ayer Toro los conciertos de su gira “La Sinfónica Inspira”. La plaza de toros acogió el recital durante el que, un ensemble integrado por una veintena de músicos de la sección de cuerda, interpretó un repertorio conformado por obras de los compositores Grieg, Mendelssohn y Haydn.

Dirigido por Roberto Bodí, el ensemble de la OSCyL deleitó al público que se congregó en el histórico coso taurino de la ciudad con la interpretación de “Dos melodías elegiacas” de Grieg, quien las compuso inicialmente para canto y piano y que, posteriormente, las transcribió para orquesta de cuerda, de la “Sinfonía nº 7 para cuerdas en re menor” de Mendelssohn y de la obra de Haydn “De los adioses”. El concierto se desarrolló bajo estrictas medidas de seguridad.

Por otra parte, la plaza de toros acogerá esta tarde un nuevo concierto que será ofrecido, a las 20.30 horas, por el grupo de música tradicional “La Bazanca”. El aforo del coso taurino se limitará a 450 personas y las entradas para disfrutar de la actuación tienen un coste de tres euros.