La Ruta del Vino de Toro ha reanudado su actividad con la nueva propuesta “Enoturismo al Atardecer”, un ciclo de catas y actividades que se desarrollarán en parajes de la Denominación de Origen desde mediados de agosto hasta el otoño para poner en valor el viñedo de la zona, sus espacios naturales o el turismo al aire libre. La asociación que gestiona el recorrido ha implementado, en colaboración con sus más de 60 socios, una nueva estrategia de reactivación del enoturismo en Toro que incluye diferentes actividades para posicionar a la Ruta del Vino como un destino durante las vacaciones.

La presidenta de la asociación, Beatriz Fernández, reconoció que, en la actualidad, el turismo enológico ofrece la posibilidad de realizar actividades al aire libre respetando el distanciamiento social. Además, remarcó que “es un turismo saludable y seguro con el que queremos ofrecer confianza a los visitantes”, por lo que la Ruta del Vino de Toro se ha marcado como principal objetivo convertirse en una “alternativa segura de turismo de interior”.

Por otra parte, la asociación destacó que la Ruta del Vino de Toro ha sido, en los últimos meses, una de las más activas del club de recorridos certificados en España y ha mostrado, a través de sus plataformas y perfiles de redes sociales, vídeos, retransmisiones en directo, concursos de fotografía o catas virtuales musicales, iniciativas que han permitido a los visitantes conocer los vinos de Toro y las posibilidades de la zona.

La Ruta del Vino de Toro recibió durante el pasado año, el primero de actividad desde su certificación oficial, un total de 35.885 visitantes, convirtiéndose en el cuarto recorrido más visitado de la región según Acevin (Asociación Española de Ciudades del Vino). Todos los asociados continúan trabajando intensamente para la recuperar la actividad de forma segura y para mostrar la ruta como una opción perfecta para disfrutar del turismo durante los próximos meses.