Realzar algunos de los edificios más emblemáticos del patrimonio toresano y evitar posibles actos vandálicos. Con estos objetivos, el Ayuntamiento de Toro ha extendido el proyecto de iluminación nocturna a otros cinco monumentos de la ciudad, que se suman a la decena de inmuebles eclesiásticos y civiles dotados de un sistema de alumbrado. La última actuación acometida por el Ayuntamiento ha permitido dotar de mayor visibilidad en horario nocturno a los templos de San Sebastián de los Caballeros, Santo Tomás Cantuariense y la iglesia-museo de San Salvador de los Caballeros, aunque también han sido dotados con iluminación el antiguo Hospital de la Cruz y el palacio de los Marqueses de Castrillo que alberga el servicio de la Casa Municipal de Cultura.

En apenas cinco años, el Ayuntamiento ha extendido la iluminación nocturna a 15 monumentos con la que tan solo contaba La Colegiata, aunque varias de las luminarias estaban fundidas. Con esta actuación, el Ayuntamiento pretende no solo revalorizar el valioso patrimonio de la ciudad, sino también disuadir a los vándalos de realizar pintadas o provocar destrozos en antiguos e históricos edificios, ya que con la iluminación nocturna se incrementa su visibilidad.

Del mismo modo, el alumbrado de los monumentos se ha convertido en un atractivo turístico más, ya que los visitantes pueden disfrutar de un paseo nocturno durante el que pueden admirar algunos de los emblemas más importantes de Toro que, hasta la actuación acometida por el Ayuntamiento, se encontraban a oscuras. Además de mejorar el sistema de iluminación de La Colegiata, el equipo de Gobierno socialista ha extendido en los cinco últimos años el proyecto de alumbrado ornamental a inmuebles tan destacados como el propio Ayuntamiento, el Arco del Postigo, el Alcázar, el Arco de Corredera, el "toro de piedra" o la portada del palacio de las Leyes, aunque también procedió a reparar el sistema implantado en el Arco del Reloj por su deficiente funcionamiento. Del mismo modo, varias iglesias han sido dotadas de un sistema de iluminación nocturna, tales como las iglesias de San Lorenzo el Real y el Santo Sepulcro, así como la de San Juan Bautista en Tagarabuena, que es la primera imagen que los viajeros aprecian de la ciudad desde la autovía.

En un futuro, el Ayuntamiento tiene previsto incluir en este proyecto la iluminación ornamental y nocturna del monasterio del Sancti Spíritus desde las barranqueras, lo que contribuirá a incrementar la belleza del perfil de la ciudad.