La diferencia entre el precio de la remolacha recogido en el AMI (Acuerdo Marco Interprofesional) y el ofertado por Azucarera rondará entre 6 y 7,5 euros por tonelada. Así lo anunció ayer la organización agraria COAG, después de conocer el importe aproximado de la ayuda acoplada de remolacha para el presente ejercicio que, en la zona norte, rondará los 523 euros por hectárea, lo que confirmaría "el error de previsión" de Azucarera y que el precio del azúcar "no acaba de repuntar".

En este punto, COAG remarcó que el presupuesto estatal disponible para el pago de la ayuda acoplada en la presente campaña asciende a 14.470.000 euros, por lo que el importe unitario de la ayuda rondará los 523 euros por hectárea en la zona norte, en la que la superficie sembrada alcanza las 27.628 hectáreas. En base a estos datos, la organización agraria ha realizado un primer cálculo del precio de la remolacha teniendo en cuenta los diferentes conceptos establecidos en el AMI, tales como el precio base, la compensación por pulpa, el complemento de estabilidad, el suplemento sostenible, la prima del mercado del azúcar y las ayudas agroambientales.

Parámetros

Tomando como referencia los parámetros citados, para una producción de 100 toneladas de remolacha por hectárea en la zona norte, el precio final, según el AMI, podría acercarse a los 43 euros por tonelada para la campaña 2019-2020. Sin embargo, como matizó COAG, la oferta realizada por Azucarera resultaría de la suma del precio base, fijado en 26 euros por tonelada, la prima del mercado del azúcar y las ayudas agroambiental y estatal, por lo que para una producción de 100 toneladas, el precio ofertado por la industria se situaría en una horquilla que no superaría los 35,5 euros por tonelada. En este punto, el responsable del sector remolachero de COAG, Fernando García, destacó ayer que, para la presente campaña, el precio ofertado por la industria supone entre 6 y 7,5 euros menos por tonelada que el que deberían percibir los remolacheros si Azucarera hubiera respetado el actual AMI. Del mismo modo, cuestionó los "pronósticos excesivamente optimistas" de Azucarera sobre el precio del azúcar porque, no solo no ha mejorado, sino que "se ha situado en niveles inferiores a los de octubre de 2018".