20 de julio de 2019
20.07.2019

Un vecino de Toro, víctima de una estafa de simulación de accidentes

La Guardia Civil detiene en Valencia a cuatro varones por su relación con el fraude

19.07.2019 | 20:03
Un vecino de Toro, víctima de una estafa de simulación de accidentes.

Un vecino de Toro es una de las doce víctimas de una organización criminal que estafaba a personas mayores, tras simular falsos accidentes de tráfico. Cuatro varones franceses con edades comprendidas entre 22 y 44 años, han sido detenidas por la Guardia Civil de Cullera, en el marco de la operación "Omene", por su supuesta implicación en delitos de estafa, detención ilegal, robo con violencia o intimidación y pertenencia a organización criminal. Al menos doce personas han sido víctimas de la estafa perpetrada por la organización a la que pertenecían los detenidos y que elegían a mayores de 75 años a los que, tras simular roturas de espejos retrovisores, les convencían para que les entregaran entre 1.000 y 4.000 euros por los daños.

El "modus operandi", como explicó la Guardia Civil, consistía en la estafa mediante el "falso accidente", aunque no dejaba de lado el robo con violencia si la operación se frustraba. Uno de los detenidos asumía el papel de abogado de paso por España que conducía un vehículo de alquiler francés, mientras que otro miembro de la organización golpeaba el coche de la víctima elegida y realizaba la función de vigilante. El supuesto abogado paraba a la víctima y la conminaba a rellenar un parte amistoso por un golpe leve en el retrovisor mientras entablaba con ella una conversación para recabar datos sobre su compañía aseguradora. Todo el proceso se completaba con una llamada telefónica realizada por el supuesto abogado, mientras que al otro lado de la línea se encontraba otro de los detenidos que, a posteriori, realizaba el rol de "gancho" haciéndose pasar por empleado de la aseguradora. Los detenidos hacían creer a las víctima que si rellenaban el parte amistoso deberían pagar una elevada franquicia. Este argumento terminaba por convencer a los afectados que acudían a su banco para retirar sumas de dinero, entre 1.000 y 4.000 euros, con las que pagar en efectivo la supuesta rotura del retrovisor y con la promesa del operador de la aseguradora de que, al día siguiente, recibiría en su domicilio un talón por el mismo importe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags