28 de febrero de 2019
28.02.2019

"La modernización del regadío la justifica la escasez de agua" según los expertos

Las comunidades de regantes analizan en un encuentro celebrado en Coreses las mejoras técnicas para conseguir la eficiencia en el riego y los cultivos alternativos

27.02.2019 | 21:00

El sector agrícola debe afrontar su pervivencia con la modernización del regadío que permitirá afrontar campañas "muy difíciles por razones de falta de agua y optimizar cultivos productivos y rentables" en expresión del presidente de la comunidad de regantes del canal Toro-Zamora, Pedro Pablo Ballesteros". Pero los agricultores deben ser conscientes de que el agua es un bien "escaso", demandado por muy diferentes vectores de la sociedad y exigido por la biodiversidad (caudales ecológicos), y que requiere de la utilización de medios y prácticas eficientes en todos lo aspectos. No queda otra que evitar derroches de un recurso "básico y muy afectado por el cambio climático, y la escasez de agua justifica la modernización del regadío" en palabras de Juan José Mazón, profesor de tecnología de Riego, uno de los ponentes en el Encuentro de Comunidades de Regantes del Duero celebrado ayer en el Convento de Coreses, organizado por Ferduero, la revista Tierra, Itagra y la Junta de Usuarios del Carrión.

Los talleres de riego modernizado fueron seguidos por gran número de regantes de diferentes comunidades entre las que estaban las zamoranas del Canal Toro-Zamora, San Frontis, Virgen del Aviso y San José. Sus dirigentes pusieron de manifiesto el interés de "ponerse al día", y expresaron su satisfacción "con la modernización" allí donde se ha llevado a cabo. A lo largo de la mañana se abordaron cuestiones como técnicas para mejorar la eficiencia de los regadíos", alternativas a los cultivos, riego mediante sistemas solar fotovoltaico, instalaciones de riego por goteo, regadío y medioambiente, los pivot, la aspersión y las ventajas de la fertirrigación con los consiguientes planteamientos por parte de los asistentes.

Pedro Pablo aludió a que "necesitamos de empresas transformador de los cultivos" y aseguró que "utilizando de forma eficiente el riego podemos ser más rentables en las explotaciones".

Juan José Mazón, profesor la Escuela de Ingenieras Agrarias de Palencia, hizo hincapié en "el agua como componente indispensable para cualquier proceso biológico y productivo lo que ha hecho que todas las civilizaciones hayan querido dominar y controlar el agua". Subrayó que "en la agricultura es posiblemente el factor de producción más importante". "Hay que trasladar a los ciudadanos, que la inmensa mayoría corresponde al medio urbano, que el agua es un recurso básico, vulnerable (podemos contaminar) y que está muy afectado por el cambio climático, y aquella dicotomía entre un país excedentario o deficitario casi pierde sentido y las cosas se están complicando. Hay necesidad de aumentar la eficiencia en el uso del agua porque lo demanda la sociedad y no hay otro remedio" expresó. Lanzó la pregunta de si ¿habrá alimentos para todos? y reparó en un mundo "donde hay incremento global de población aunque en algunos países se dé la despoblación y el envejecimiento". "Hay cada vez más gente y mientras siga aumentando se incrementarán los problemas de alimentación" dijo.

En cuanto a la modernización de instalaciones, presión y automatismos señaló, como ventajas, "que no hay que nivelar, hay menos pérdidas por escorrentía y de presión, no hay que hacer canales ni acequias, hay mayor uniformidad del riego, menor utilización de agua, ahorro de mano de obra, mayor abanico de cultivos, mejor adaptación a los suelos, utilización de diferentes tipos de energía y el uso de fertirrigacion".

Entre los inconvenientes aludió "a los costes de la instalación, que pueden ser amortizable, pero el negocio tiene que dar dinero para pagarlos, al traslado de tuberías y hacer las cosas bien". "Si el agua no es limpia puede perjudicar a los cultivos que vamos a comer" afirmó.

Tras detenerse en los sistemas de riego, apuntó que "la elección del sistema de riego es una de las decisiones más importantes que hay que escoger y no se pueden extrapolar datos". Monzón resaltó que "los estudios serán válidos para una zona determinada, para un cierto momento, para unos ciertos regantes y para unas ciertas explotaciones". Instó "a considerar todas las alternativas posibles" al tiempo que preciso que "no hay libertad total para acceder a los recursos financieros, hidráulicos y técnicos, y a veces los reglamentos, disposiciones y leyes pesan mucho y están por encima de la actuación individual".

Definió la eficiencia del riego como "la cantidad de agua que llega a la raíz del cultivo respecto a la que se ha recogido en origen" que tiene valores muy diferentes conforme al sistema, y se refirió a pérdidas por infiltración, por evaporación y por el manejo y en la distribución", indicando que "con conducciones cerradas no debería existir, salvo por roturas".

El ingeniero de la Universidad de Valladolid y jefe de la Oficina de Planificación Hidrológica de la Confederación Hidrográfica del Duero Javier Fernández Pereira, subrayó que tenemos un escenario base, la cuenca del Duero donde el agua "no es un recurso inagotable". Explicó las líneas de trabajo seguidas para diseñar el Plan Hidrológico. "Primero es conseguir el buen estado de las masas de agua, que no tengan contaminantes, que los ríos sean un espacio donde se pueda asentar vida (con una morfología adecuada que no tengan constreñido su espacio vital) y otro elemento es que los sistemas acuáticos tengan biodiversidad con endemismos que tienen un gran valor ecológico" resumió.

En la cuenca de Duero, manifestó, "hay grandes tensiones entre la oferta de agua y la demanda y la norma nos pide que intentemos se equitativos entre los distintos sectores y ámbitos territoriales". Destacó que "hay que tener en cuenta las sequías y las inundaciones" y para el año 2012 deberá sacarse adelante un nuevo Plan Hidrológico. En estos momentos "el 60% de las masas de agua están en buen estado y el 40% presentan un estado deficitario".

Dunia Virto, profesional de la Escuela Universitaria de Ingeniería Agrícola de Valladolid, abordó la alternativa de los cultivos con la siembra de sorgo, lavandín y alpiste como cultivos apropiados para la zona zamorana, cuyos rendimientos pueden ser beneficiosos tras su implantación.

Los asistentes a la jornada siguieron con gran interés el desarrollo de unas ponencias esenciales para el sector agrícola.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags