06 de enero de 2019
06.01.2019

La mayoría de las 600 personas que vive en pobreza son parados de 39 a 55 años

Disminuyen los casos, pero aumentan las necesidades de los usuarios El alquiler y las facturas energéticas, principales escollos de las familias en riesgo de exclusión

05.01.2019 | 19:20
Representantes de Cruz Roja y Bambalinas con juguetes cedidos por los toresanos.

Mañana de reyes. Los niños de toda España se levantan debatiéndose entre la emoción y la expectación de saber qué le habrán traído los magos de oriente. Enfilan los pasillos de los hogares españoles a toda prisa y se arrojan a los pies del árbol, deseosos de desenvolver los paquetes y encontrar en su interior todas sus peticiones. Algunos encontrarán cada uno de sus anhelos y hasta alguno más; otros, sin embargo, deberán conformarse con presentes más modestos: calcetines, juguetes sin embalaje, manualidades, ediciones desfasadas de las consolas de moda?

Esta otra realidad, lamentablemente más extendida de lo que nos gustaría aceptar, queda eclipsada por la publicidad de los mass media, las continúas muestras de derroche y los alardes en forma de festines pangruélicos que protagonizan estas fechas. Tras ello, se encuentran las personas en una clara situación de pobreza o riesgo de exclusión social. Solamente en Toro, las organizaciones de Cruz Roja y Cáritas atendieron el pasado curso entre 500 y 600 personas que necesitan ayuda para cubrir algunas de sus necesidades básicas.

Las cifras

Las cifras que se muestran a continuación corresponden a las intervenciones llevadas a cabo por las organizaciones solidarias en la ciudad de Toro, cuyo radio de acción se extiende al resto del alfoz y la localidad de Fuentesaúco; un especio geográfico con una población superior a los 14.000 habitantes.

La sede de Cruz Roja Zamora en Toro ha facilitado ayudas a alrededor de 150 familias en situación de exclusión social. Una cifra que ha ido oscilando a lo largo del año y que suele decrecer de un modo más decidido cuando aumenta la demanda de mano de obra agrícola, especialmente durante la campaña de la vendimia. No obstante, tal y como han informado desde la agrupación solidaria, al finalizar los periodos de trabajo temporal el número de solicitudes se restablece e incluso aumenta en los meses de diciembre y enero. A pesar de ello, la cifra total de familias atendidas en Toro ha mermado respecto a 2017, época en la que los datos mostraban que la ONG trabajaba con 200 familias (una estadística que se había cronificado desde el año 2014).

Por su parte, Cáritas Interparroquial de Toro atendió a más de 500 personas durante el pasado curso. Una cifra que conviene comparar con las más de 650 personas que solicitaron ayuda en las oficinas de la organización católica en 2017. Un descenso de casi el 25% que refleja un escenario mucho más positivo que el de años pretéritos, cuando se llegaron a trabajar hasta con 800 personas (2016) en situación de desamparo económico.

Tanto la conferencia caritativa de la iglesia católica, como la sede de Cruz Roja en Toro exigen una serie de férreos parámetros para acceder a sus ayudas. Para contrastar que las familias que solicitan ayudas se encuentran en una situación de exclusión, las organizaciones solidarias verifican dichos parámetros a través del requerimiento de la documentación pertinente: facturas, cuentas corrientes, nóminas, documento de identificación, hipotecas con las entidades bancarias?

Tipología del beneficiario

Cruzando los datos aportados por las sedes de Cruz Roja y Cáritas en Toro podemos radiografiar la tipología del usuario receptor de ayudas sociales y qué circunstancias han llevado a esas personas a requerir del auxilio de las organizaciones para poder enfrentar cada final de mes.

La inmensa mayoría de familias pobres de la región o en situación de exclusión social están encabezadas por madres y padres entre los 39 y los 55 años de edad, de acuerdo con los informes remitidos desde la Coordinación General de Cruz Roja Zamora. La mayoría de estas unidades familiares se encuentran en situación de desempleo, con labores temporales de un máximo de tres meses al año o en trabajos precarios que no les permiten obtener el mínimo de ingresos necesarios para sostener a su familia. Especialmente vulnerable se muestra el colectivo de madres solteras, cuya condición dificulta en demasía la conciliación familiar y laboral. Otro de los perfiles que está creciendo en el número de atenciones durante los últimos cursos son las personas que perdieron el empleo pasados los 50 años y que las empresas rechazan contratar debido a su avanzada edad. Igualmente, las estadísticas revelan un aumento en las solicitudes de ayudas por parte de ancianos que viven solos y que perciben la pensión mínima. Respecto a 2017, Cáritas Interparroquial de Toro, destaca un crecimiento "considerable", pero sin ofrecer cifras exactas, en el número de solicitudes de menores de 35 años sin empleo y formación.

Por nacionalidades, los españoles continúan siendo amplía mayoría en las estadísticas sobre ayudas sociales que manejan ambas ONG en Toro. Cruz Roja asevera que el 75% de los perceptores de auxilio económico en 2018 fueron españoles, siendo el resto de procedencia rumana, cubana, portuguesa y marroquí de mayor a menor porcentaje respectivamente.

Necesidades a cubrir

Si bien es cierto que el número de personas en situación de pobreza ha disminuido en los últimos dos años desde las 800 personas de 2016 a las menos de 600 actuales, todavía no hay motivos para echar las campanas al vuelo. Y es que, según informan las organizaciones solidarias locales, a pesar de que el número de usuarios han decrecido, "la cifra de ayudas concedías para el pago de suministros, alquileres, mediación y otras necesidades ha aumentado durante el 2018", indican desde la Coordinación General de Cruz Roja Zamora.

Tanto Cruz Roja como Cáritas inciden especialmente en los alquileres y las facturas energéticas como los principales problemas de las familias perceptoras de auxilio social en Toro. Desde Cruz Roja aseveran que el sector inmobiliario "es cada vez más exigente en cuanto a los requisitos necesarios para alquilar una vivienda en Toro". Asimismo, responsables de la ONG detectan un mayor porcentaje de familias con una difícil situación económica que optan por no poner la calefacción en invierno y apostar por otros métodos como la estufa de gas.

Las cerca de 600 personas que se encuentran en situación de exclusión social en la zona de Toro y Fuentesaúco también perciben ayudas para enfrentar las siguientes necesidades: apoyo para la prevención de la exclusión escolar con entrega de material escolar; atención urgente para necesidades básicas (higiene, medicamentos, ópticas); entrega de alimentos para las personas más desfavorecidas; donación de ropa, productos infantiles como carritos de bebé, cunas, sillas de seguridad?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags