Reivindicar la importancia de la indumentaria tradicional de Toro y su Alfoz. Con este objetivo, Mario González ha exhibido, por primera vez en Villavendimio, parte de su colección de trajes antiguos de la zona en una muestra celebrada recientemente, bajo el título "El baúl de la moza". Destacó González que, en esta primera exposición, ha exhibido una pequeña muestra de la indumentaria femenina de la zona y que, decidió montarla para "airear manteos y zagalejos, pañueletas y mantones, sayas y mantillas que lucieron nuestras abuelas y sus madres, joyas textiles que son nuestra seña de identidad, parte de nuestra historia familiar que, si las perdemos, renunciaríamos a nuestra cultura y nuestras raíces".

Además, subrayó que el traje tradicional popular, en el que se ha basado esta exposición, data de la época comprendida entre los años 1800 y 1860 aproximadamente, y que no ha incluido los de viuda rica o labradora que, son posteriores y que, además, "no se pueden considerar parte de la indumentaria tradicional de Toro y su Alfoz", ya que ambos vestidos "son de ceremonia". En esta muestra, González ha exhibido trajes tradicionales que conserva legados de su familia que, en algunos casos se conservan en perfectas condiciones, mientras que otros son reproducciones fidedignas de los originales. En este punto, González, animó a todas aquellas personas que emplean su tiempo libre en "coser" trajes tradicionales de la zona a que reproduzcan, de forma exacta, los que las mujeres de Toro utilizaban y lucían en otros tiempos. Y es que, como remarcó, "Toro es el municipio con más riqueza en cuanto a indumentaria y joyas" de toda la provincia de Zamora, sobre todo por la importancia que la ciudad tuvo en otras épocas.

Del mismo modo, resaltó la riqueza del folclore toresano que calificó de "más puro" y que permite "lucirse durante el baile y también lucir el traje tradicional". González, es un joven toresano que descubrió los "tesoros" textiles que su abuela guardaba en el "sobrao" y, a partir de este hallazgo, comenzó a indagar y a interesarse por la indumentaria tradicional de la zona, aunque también emplea su tiempo libre en reproducir fielmente piezas originales o que adquiere a particulares y anticuarios. Además, González ha asistido a varios talleres para aprender a restaurar y reproducir trajes antiguos.