09 de septiembre de 2012
09.09.2012

La exclusividad de la Tinta de Toro

La Denominación de Origen Toro cumple su primer cuarto de siglo con el reto de capear la crisis y compensar el cada vez más bajo consumo nacional

09.09.2012 | 21:22
Amancio Moyano, presidente del Consejo Regulador Denominacion de Origen Vino de Toro

A punto de emprender la próxima campaña de vendimia que, como viene siendo habitual, se retrasará ligeramente, la Denominación de Origen Toro celebra este año su primer cuarto de siglo pero no tiene tiempo para demasiadas complacencias ante los complicados retos que presenta el futuro cercano.

Y es que así lo obliga la crisis económica, combinada con la creciente necesidad de buscar nuevos mercados, ya que el consumo en España no ha dejado de caer durante los últimos años. "Hasta cifras similares a los de países en vías de desarrollo. El consumo nacional es de 18 litros por persona y año, algo ridículo", según indica con frecuencia el presidente del Consejo Regulador de la DO, Amancio Moyano. "La crisis es generalizada pero a nosotros no nos coge por sorpresa porque llevamos años en los que el consumo es inferior a la oferta", dijo.

En cualquier caso, 25 años de existencia, trabajando desde un primer momento con cinco bodegas, hasta llegar a las 51 de la actualidad, con más de 1.200 viticultores implicados y una superficie inscrita que se acerca a las 6.000 hectáreas, son una buena excusa para reflexionar sobre los logros de estos cinco lustros y, especialmente, sobre el futuro cercano que se perfila con las acciones de ahora. "Los vinos de la DO Toro ahora están presentes en muchos países. Estos vinos tenían antes demasiado cuerpo, por vendimias tardías y maceraciones más largas y se ha ido corrigiendo una serie de parámetros hasta dar como fruto unos vinos que reciben los máximos reconocimientos a nivel nacional e internacional", asegura Moyano. "Los vinos conservan intactas las características que da la uva tinta de Toro pero siendo mucho más fáciles de beber y con mucha más elegancia. Esa uva tiene unas características que la diferencian de todos los demás y creo que ahí se ha acertado de lleno", añade.

Zamora y Valladolid

La DO Toro marca el sureste de la provincia de Zamora y el suroeste de la de Valladolid, comprendiendo parte de las comarcas de Tierra del Vino, La Guareña y Toro, además de lindar con los páramos de Tierra de Campos y Tierra del Pan.

Amancio Moyano llegó al cargo en agosto de 2003 tras un período de confusión que parecía no conducir a ninguna parte y que mantuvo muy ocupados a los medios de comunicación durante un tiempo. "Había ahí unos enfrentamientos entre parte de las bodegas con parte de los viticultores pero la situación se superó, se fue normalizando y el Consejo Regulador ha sido capaz de cumplir sus funciones, velando por la calidad de la uva y por la promoción", explica. "Nos gustaría que la rentabilidad fuera la máxima posible para todos pero hay más oferta que consumo, es muy complicado comercializar los vinos y lo estamos haciendo lo mejor que podemos con la promoción", agrega.

El actual presidente del Consejo Regulador valora el trienio desde 1998 hasta 2000, cuando "llegaron algunas de las bodegas del máximo prestigio", rubricando el impulso y la presencia internacional de los vinos de Toro con el marchamo de la máxima calidad.

La historia remota de la consolidación de los vinos de Toro con una contraetiqueta oficial lleva a hablar con Manolo Fariña -el pide que se le llame así-, toda una institución en el mundo vitivinícola español, y que cuenta entre su historia personal con haber estado en primera persona en el arranque inicial de la DO Toro, en esa etapa previa desde 1983 hasta 1987, año de la constitución del órgano. "Todo el mundo quería una denominación pero había desacuerdo en la forma. En aquel momento había media docena de bodegas. Había dos grupos. Unos, queríamos que se mantuviera la Tinta de Toro y otros pensaban que no funcionaba", explica en Casaseca de las Chanas, en su oficina de la bodega Fariña, que cumple ahora 70 años. "En el mundo sobran ´cabernets´ y nosotros tenemos una variedad única de uva, que se ha visto forzada a adaptarse a las condiciones tan especiales de suelo, agua en el subsuelo y horas de sol de Toro", anota.

Lo cierto es que, aunque la garnacha, verdejo y malvasía mantienen su presencia, la que verdaderamente brilla con luz propia y ha traspasado todas las fronteras es la Tinta que Toro, que ha dado nombre a la propia zona de influencia.

Después de lo que los técnicos llaman ´invasión filoxérica´ en España, en 1870, el cultivo de la vid experimentó una reconversión y la variedad Tinta de Toro se defendió a capa y espada. De hecho, todavía hay unas cuantas viñas de 150 y de hasta 200 años de antigüedad, que se retuercen de forma agónica y que han hundido sus raíces en el terreno arenoso de la zona buscando hidratación para ofrecer el fruto de los dioses. "Tenemos todas las condiciones para competir en el mundo. Hubo un arranque con mucha fuerza pero el toro parece que ha perdido algo de fuerza después de unas carreras", opina Fariña. "El mercado de España es el que es y el del mundo está ahí. Hay que ir donde está el consumo".

Primeras elecciones

Aunque el Consejo Regulador de la DO Toro se constituyó en 1987, con Manolo Fariña a la cabeza, las primeras elecciones "no se celebraron hasta un año después", según precisa el toresano Ángel Carbajosa. "Yo fui el primer presidente elegido, por decirlo de algún modo. Uno de los bodegueros me propuso para el cargo y yo no acepté en un principio porque nadie es profeta en su tierra", indica.

Carbajosa, quien ocupó el cargo hasta 1992, recuerda lo que sus propios paisanos le espetaban entonces sobre la Denominación de Origen. "Me decían que era un iluso. Ni mis propios paisanos creían en la utilidad de la DO. Fue complicado. No había un duro y, evidentemente, yo no cobraba nada", comenta. "Tuvimos la suerte de que el presidente de la Diputación de entonces, Luis Cid, se portó maravillosamente porque con esa subvención pagábamos los gastos fijos de administración y un veedor. Fuimos a unas cuantas ferias de la mano de la Diputación y eso nos vino muy bien".

En esa etapa, Carbajosa valora que se "pusieran de acuerdo" viticultores y bodegueros, en buena parte por la acción de personas carismáticas como Fariña, quien no dudó en emprender en solitario, "cuando otros se oponían", acciones de publicidad. "El vino de Toro es fantástico y ya iba teniendo nombre de forma justificada. Hoy veo bien la Denominación porque hay calidad, se ha mejorado mucho desde la vendimia hasta la elaboración y la tecnología es la misma que puede haber en cualquiera de las mejores bodegas del mundo en selección de uva o control de la temperatura de fermentación", asegura. "Con buenos mimbres se hacen buenos cestos aunque hay alguna bodega que sigue un poco anquilosada y que si gasta un duro al día siguiente ya quiere recibir dos. La comercialización y el marketing todavía pueden mejorarse mucho", concluye.

También fue presidente del Consejo Regulador Moisés Gamazo, de Morales de Toro, en una época en la que todavía "no había despegado", la Denominación de Origen. "Fue una etapa bastante difícil. No era suficientemente conocida y hubo una subida de precios por escasez de uva que provocó el cierre de dos bodegas industriales, cuando solamente había dos cooperativas y cuatro bodegas", expone. "No obstante, se siguió poniendo las bases para que se conociera este excelente vino y el gran futuro que se ha demostrado que tiene".

En la actualidad, Moisés Gamazo destaca como viticultor el hecho de que la "intuición" de algunos de los que apoyaron el proyecto "se haya cumplido", en el sentido del respaldo incondicional a la Tinta de Toro. "Teníamos una base fuerte con la uva autóctona. No sólo vale para buenos vinos afrutados sino también para envejecer como una de las mejores variedades del mundo en este aspecto", anota.

Antonio Roldán siguió la estela del trabajo de la DO como presidente del Consejo Regulador desde 1996 hasta el año 2000, a sabiendas de que el órgano "tenía futuro", tanto como la propia excelencia de los vinos que se producen en la zona, con "vocación" de internacionalizarse, como efectivamente ha ido ocurriendo, en especial durante los últimos años.

Por su parte, Onésimo Rodríguez fue la cabeza visible de la Denominación en momentos delicados y, de hecho, presentó su dimisión antes de que finalizase el período de mandato. "Siempre ha habido la pelea de los viticultores y los bodegueros y en esos momentos había una situación en la que no se entendían nunca. Me cansé de que no se pudiera hacer nada y me fui", relata. "No es fácil gestionar una denominación. Intenté hacer algunas cosas como cambiar el reglamento, ponerlo al día y aplicarlo y la gente no estaba dispuesta, ni los viticultores ni las bodegas, y por eso vi que no tenía nada que hacer. A mí me nombraron presidente del Consejo porque no encontraban a nadie con el que estuvieran de acuerdo las dos partes y yo estuve allí como representante de la Junta de Castilla y León", afirma.

Respecto a las perspectivas que se abren ante la DO, Onésimo Rodríguez insiste en que "no han modificado los reglamentos" aunque destaca que los vinos "tienen futuro, sin ninguna duda, porque son magníficos".

La aportación de todas y cada una de las personas que han intervenido en la elaboración de los vinos de Toro, desde el primero de los cargos del Consejo Regulador hasta el último de los viticultores que han cuidado las viñas, han procurado a la DO una fama justificada que le permite competir de forma directa con algunas de las más potentes de España.

Hace unos años, el conocido cocinero mediático Sergi Arola dejó la polémica observación de que los vinos de Toro eran "muy buenos para cocinar", idea con la que desde entonces bromean muchas personas vinculadas a la DO, algunos de cuyos vinos han recibido las más altas puntuaciones de la crítica nacional e internacional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto
anteriorsiguiente

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags