El alcalde de Peleagonzalo ha pedido públicamente a la Diputación que proceda al arreglo «urgente» de la carretera que une esta localidad con Toro y con Villalazán en ambas direcciones, puesto que denuncia que su estado es «totalmente precario». El mandatario ha remitido ya dos escritos a la institución provincial, pero no ha recibido respuesta.

Según Miguel Angel Rubio, hace poco más de mes y medio «taparon algunos baches, pero no ha servido para nada». Y es que entiende que el estado en que se encuentra la carretera ya no se subsana con «parches», puesto que presenta socavones, especialmente a la entrada del pueblo, «de 15 centímetros de hondo y un metro de largo». Los baches han ocasionado recientemente dos accidentes de tráfico con importantes daños materiales. A esto se suma el que «las cunetas están llenas de arena, con lo que el agua se queda en la carretera cuando llueve, que hace mucho tiempo que no se desbroza y que la línea de división de los carriles prácticamente no se ve». Rubio afirma que los vecinos se sienten molestos porque «saben por los medios de comunicación que se van a arreglar las carreteras de localidades colindantes y no entienden porque a nosotros nos dejan aislados cuando estamos hablando de un tramo de tan solo 11 kilómetros». El alcalde asegura que la vía tiene una elevada densidad de tráfico, sobre todo de vehículos pesados. En otro orden de cosas, a las 20.30 horas de hoy ha sido convocada en el centro cívico una reunión con los afectados de la localidad por las expropiaciones del Ave. Los vecinos denuncian que el trazado deja varias fincas inviables para el cultivo. En total son 25 los afectados.