La Plataforma en Contra del Arranque de viñedo "irregular" se reúne hoy en Toro para analizar la situación y conocer el contenido del encuentro mantenido en la mañana de ayer en Valladolid entre representantes de este colectivo y el Director General de Agricultura de la Junta, Baudilio Fernández. A la reunión asistió también el procurador socialista en las Cortes Regionales, Manuel Fuentes, a quien los viticultores solicitaron su presencia por haber sido «quien la facilitó». La reunión de Toro ha sido convocada para las 8.30 de la tarde en la sede de la antigua Cámara Agraria.

El encuentro con el responsable del Ejecutivo regional, que ha sido calificado como «distendido» por los representantes de la plataforma, se saldó, sin embargo, sin «conclusiones claras». José Manuel Barba, portavoz del colectivo de viticultores afectados, ha señalado que la reunión sirvió para «exponer al director genera la problemática que tenemos y lo injusta que nos parece la medida». Por su parte, Baudilio Fernández, según ha señalado Barba, «nos dijo que en principio van a seguir con la medida porque tienen que cumplir la ley». Con ello se refiere a la normativa comunitaria que obliga al arranque del viñedo que se encuentra en situación irregular. Una situación que se calcula puede afectar a unas 1.500 hectáreas de toda la provincia, una cifra, como ha hecho constar Barba, «casi igual al número de agricultores afectados», que podrían ascender a unos 1.400, aunque estas cantidades han quedado pendientes de ser confirmadas por el propio director general. Al parecer, la plataforma ha solicitado a la Junta un listado de todos los viticultores afectados, una petición que ha sido denegada con anterioridad a la reunión de Valladolid. José Manuel Barba ha querido, además, resaltar que, aunque no se han obtenido unas conclusiones claras de este encuentro, «el director general sí ha dejado las puertas abiertas para que sigamos manteniendo reuniónes para seguir estudiando la situación».

Hay que recordar que la normativa obligaba a todos los viñedos que fueron plantados a partir del 1 de agosto de 1989 a estar amparados por derechos de plantación, mientras que se estableció un plazo para que los viñedos plantados con anterioridad a esta fecha y que carecían de derechos pudiesen regularizarse con derechos históricos o con nuevos derechos. Hasta la fecha los viticultores se han reunido en dos ocasiones en Sanzóles, pero, como ha recalcado Barba, la mayoría de las hectáreas afectadas correspondiente a la Denominación de Origen Toro.