La compañía Telefónica de España ha pedido «disculpas» por los perjuicios causados a los vecinos de las urbanizaciones del Solejar y el Canto por el retraso en la dotación del servicio y ha manifestado su intención de llevar a cabo una canalización distinta a la planteada originalmente, que dio lugar a que fuese rechazada por el Ayuntamiento por contravenir la normativa urbanística del municipio.

La empresa ha hecho saber sus intenciones a través de una carta remitida al Ayuntamiento que viene a responder a la enviada con anterioridad por los responsables municipales, en la que le hacían saber los problemas que estaba causando a los vecinos de esas urbanizaciones el no contar con el servicio. En la misiva remitida al presidente ejecutivo de Telefónica de España, según ha relatado el concejal del área, Fernando Caballero, «hacíamos también un resumen de las actuaciones que el Ayuntamiento ha llevado a cabo para proceder al soterramiento del cableado, lo que ha supuesto un coste de 300.000 euros, sin contar con las obras realizadas en las nuevas urbanizaciones, lo que ha repercutido en los precios de las viviendas». Hace algunos días recibieron la contestación de Telefónica, en la que anuncian que en fechas próximas remitirán al Ayuntamiento una nueva solicitud de licencia para realizar las obras de una solución alternativa. Esta solución pasa por llevar a cabo la canalización del cableado a través de la calle Las Monjas, desde la cual se daría servicio a las urbanizaciones del Solejar y del Canto. El planteamiento coincide con el sugerido por el Ayuntamiento a la empresa y supone, según ha explicado Fernando Caballero, «una alternativa mucho más corta y sencilla y además más barata». El concejal ha explicado que según la valoración hecha desde el Ayuntamiento, esta actuación no superará los 9.000 euros de inversión, una cantidad, según señala Caballero, que no es elevada, sobre todo si se tiene en cuenta lo que el Consistorio ha invertido en proceder al soterramiento del cableado. Señala, además, que las obras no causarán problemas al tráfico rodado, ya que la calle Las Monjas registra una escasa densidad. Telefónica ha anunciado también que las obras comenzarán tan pronto como obtengan las autorizaciones pertinentes. En estos momentos el Ayuntamiento está a al espera de que la compañía presente la solicitud de obra.

Hay que recordar que la solución original planteada por la empresa suponía canalizar la línea a través de las fachadas y por vía aérea, lo cual iba en contra de las normas urbanísticas municipales, ya que la zona afectada se encuentra dentro del casco urbano. No obstante, en la carta remitida por los responsables municipales, estos le hacen ver que «no se trata de un problema puntual, sino que con los datos con que contamos deben tener en cuenta el futuro crecimiento de la zona, donde está previsto construir un número elevado de viviendas».

Caballero asegura que todas las urbanizaciones nuevas que se han hecho «cuentan ya con sus canalizaciones, pendientes sólo de la llegada de línea telefónica».

La respuesta de Telefónica España se produce días después de que manifestasen públicamente su intención de colaborar y llegar a un entendimiento para buscar una solución al problema a suscitado en las nuevas urbanizaciones creadas en El Canto y El Solejar, donde sus habitantes carecen de servicio de telefonía fija, lo que está causándoles numerosos perjuicios incluso a nivel laboral. Los vecinos ya manifestaron por su parte públicamente su intención de denunciar judicialmente lo que estaba sucediendo si en un plazo corto de tiempo no se ponía fin a la situación.