Oviedo

José Pérez Díaz, "Pepe el del Popular", está a punto de abandonar el penal de Veracruz en el que esperaba la extradición a España. El titular del Juzgado de instrucción número 3 de Santander, Fernando Vegas García, ha cambiado de opinión y el pasado viernes dictó un auto por el que considera prescritos los delitos que se le imputan y ordena su liberación inmediata. Los esfuerzos realizados ayer por su abogada en México, Bárbara Castro, para hacer llegar la decisión judicial tanto al consulado español como al juez local que debe decidir su puesta en libertad, resultaron infructuosos y Pepe deberá esperar a que la documentación llegue a México por conducto oficial. En estas horas (a lo sumo tres o cuatro o días) antes de volver a ser a un hombre libre, el acusado no pierde la calma. «Todavía estoy acá, en el penal, pero tranquilo y contento», indicó ayer a LA NUEVA ESPAÑA, del mismo grupo editorial que LA OPINION-EL CORREO DE ZAMORA.

La decisión del juez es tanto más sorprendente cuanto que en febrero de 2008 estimó que los delitos de Pérez Díaz no prescribirían hasta el 8 de abril de 2012, conforme al Código penal de 1995. Ahora tanto el fiscal como el magistrado se abonan a la tesis que siempre ha mantenido su defensa, que los hechos delictivos, si los hubo, prescribieron al cabo de diez años, en aplicación del Código penal anterior, el de 1973.

El Banco Popular, disconforme con esta decisión judicial, presentará un recurso ante la Audiencia Provincial de Cantabria la semana que viene. Tiene para ello cinco días hábiles desde la comunicación del auto. Según el el director de los Servicios Jurídicos de la entidad, Tomás Pereira, «el tema que hay que dilucidar no es de mucha profundidad» y confía en que la Audiencia apoye los presupuestos del banco.

El Popular sigue defendiendo además que, independientemente del Código penal que se aplique, existe una agravante, ya que la estafa afectó a un número importante de impositores. El Tribunal Supremo estableció sin embargo en 2006, en respuesta un recurso presentado por el único condenado, Eduardo Alvarez Alvarez, que la estafa sólo había causado perjuicios al banco, por lo que no cabía aplicar agravante alguna. Por eso redujo a un año la condena inicial que la Audiencia de Cantabria impuso a Alvarez, de cinco años de prisión. En cualquier caso, Pereira indicó que, en caso de que la Audiencia rechace su recurso, el banco dará el asunto por perdido.

El letrado de "Pepe" en España, juan Carlos Fernández, está plenamente confiado en que la Audiencia rechazará el recurso, que podría estar resuelto en un mes o mes y medio. Añadió que el recurso no suspenderá «la ejecutividad de la orden de libertad». El abogado aseguró que «hasta que no se despeje el camino, Pérez Díaz no regresará a España». Una vez que no haya posibilidad de que sea encarcelado en territorio nacional, regresará para plantar la batalla de una inocencia que ha mantenido a capa y espada desde que fue detenido el pasado 23 de marzo cuando salía de solicitar un visado en la Embajada de los Estados Unidos en México.