Madrid.- La Guardia Civil ha desarticulado una red dedicada a la exportación ilegal de vehículos usados, oficialmente dados de baja, cuya documentación era falsificada para ser exportados a terceros países, en una operación practicada en Madrid, Toledo y Valencia, en la que han sido detenidas cuatro personas. Otros dos individuos han sido imputados y se han precintado 126 automóviles y dos desguaces ilegales. Los agentes creen que la red operaba desde hace al menos dos años.