La rehabilitación de edificios es la mejor forma de aumentar su valor y generar rentabilidad. Asó lo han entendido inversores, empresas, instituciones, propietarios de edificios que acaban de adquirir inmuebles, locales comerciales, que buscan por distintas razones aumentar o conservar su legado inmobiliario. Cada vez son más los que apuestan por esta práctica, uno de los negocios más rentables y con más proyección del mercado, fundamental para transformar las ciudades de acuerdo a las necesidades actuales y que permite que los activos que han quedado obsoletos vuelven a ser funcionales.

Ventajas de la rehabilitación de edificios frente a la obra nueva

El parque de edificios de nuestro país está envejecido. En el caso de Barcelona, por ejemplo, la saturación urbanística la convierte en una ciudad densa y con poco suelo disponible para edificar. La media de edad de los edificios es de más de 65 años, y solo un 7% se han construido después de la década de los 80. Esto, sumado a la larga espera por los trámites administrativos y el aumento de los costes de los materiales de construcción, hace que sea difícil construir edificios de obra nueva en la ciudad.

La sociedad actual está en constante evolución, lo que ha generado una brecha entre la oferta y la demanda de inmuebles. La única solución parece estar en la rehabilitación y transformación de edificios, una opción más sostenible que cualquier nueva construcción.

Rehabilitar es una opción muy sostenible

Muchos de estos edificios son construcciones de hormigón con materiales de baja calidad que disparan el consumo de energía y no cuentan con el aislamiento necesario para adaptarse a la normativa ecológica actual y reducir su impacto medioambiental.

Sin embargo, estos edificios que han quedado obsoletos acostumbran a estar ubicados en zonas de gran valor estratégico donde ya no hay suelo disponible para edificar. La rehabilitación permite recuperar su valor y aumentarlo de manera exponencial, poniendo estos edificios de nuevos en circulación en el mercado inmobiliario. Además, garantiza su valor patrimonial y permite mejorar la estética del edificio protegiéndolo del paso del tiempo.

Buen ejemplo de esto es el trabajo de Renta Corporación, que se dedica desde hace 30 años a la adquisición, rehabilitación y venta de edificios en Barcelona y Madrid. Esta empresa inmobiliaria recupera el patrimonio arquitectónico y urbanístico de estas ciudades apostando por la innovación y los últimos diseños y funcionalidades, sin perder la personalidad y carácter propio de los edificios.

Renta Corporación recupera el patrimonio arquitectónico y urbanístico de las ciudades

Hacia la sostenibilidad gracias a la rehabilitación de inmuebles

Una de las mayores preocupaciones de las ciudades modernas es la eficiencia energética, lograr optimizar el consumo de energía en los edificios y contribuir así a crear urbes más responsables socialmente.

Entre las medidas que se están implementando y priorizan la sostenibilidad y optimización de los inmuebles rehabilitados, se encuentra el uso de materiales de construcción eficientes en términos energéticos, la optimización de los sistemas de iluminación, calefacción, ventilación y aire acondicionado y la incorporación de energías renovables como paneles solares o sistemas de energía geotérmica

La rehabilitación de edificios se erige como una de las soluciones clave para limitar la huella de carbono que emiten los bienes inmuebles (causantes de alrededor de un 30% del total de gases de efecto invernadero). De esta forma, el sector inmobiliario tiene gran responsabilidad en este campo, pero también una enorme cantidad de oportunidades para una actividad, la transformación de activos inmobiliarios, que sigue al alza y cuyo crecimiento se prevé que siga aumentando en los próximos años.

La rehabilitación ofrece una enorme cantidad de oportunidades

5 formas que tiene la rehabilitación de aumentar el valor de los edificios

La rehabilitación de inmuebles es también una inversión a futuro y aquí te descubrimos algunos de los motivos:

  •  Calidad de la edificación

La rehabilitación de un edificio se lleva a cabo para mejorar su calidad, habitabilidad, seguridad estructural y constructiva, accesibilidad, ventilación e iluminación, etc…

  • Inspección técnica de edificios

La mayoría de los edificios se rehabilitan para conseguir la ITE (Inspección Técnica de Edificios), un tipo de mantenimiento que revisa elementos que afectan a la seguridad del inmueble y de las personas que lo habitan. Si el informe emitido no es favorable, será necesario llevar a cabo las transformaciones necesarias.

  • Sistemas de innovación tecnológica

La aplicación de sensores y monitores en el edificio permite tener un registro exhaustivo de las instalaciones y su centralización facilita la optimización de recursos, controlando el nivel de consumo energético o la calidad del aire.

  • Utilización de materiales sostenibles de primera calidad

A día de hoy, los edificios que utilizan materiales sostenibles y siguen los estándares de sostenibilidad, bienestar, salud y tecnología en los procesos de construcción están mejor valorados.

  • Certificación energética

De la misma manera, aumentan su valor las viviendas que cuentan con medidas de ahorro energético y certificaciones de sostenibilidad como el BREEAM, (mide el grado de sostenibilidad ambiental del edificio) o el LEED (mide el uso eficiente de la energía y del agua, la correcta utilización de materiales y el manejo de desechos en la construcción)

Gracias a todas estas medidas, de media, se calcula que una vivienda de más de 50 años puede aumentar su valor un 25% tras ser rehabilitada.

El proceso de rehabilitación de un edificio en tres fases

Renta Corporación consigue generar valor añadido a las propiedades a través de al proceso de rehabilitación de tres fases:

  • Fase 1: se realiza un estudio inicial de la situación real del inmueble para descubrir todas sus carencias. Con este diagnóstico previo se diseña el proyecto y se presupuesta al detalle cada partida.
  • Fase 2: A continuación, se tramitan todas las gestiones administrativas previas (permisos, gestión urbanística…)
  • Fase 3: Una vez estén todos los trámites aprobados, se ejecuta la obra y se firma el proyecto al finalizar.

Si quieres conocer más sobre las operaciones inmobiliarias más importantes realizadas por Renta Corporación puedes leerlas en Las ciudades visibles, un libro que reflexiona sobre cómo la rehabilitación de edificios permite avanzar como sociedad sin perder nuestras raíces y que demuestra que esta es una de las compañías de mayor experiencia y mejor posicionadas para aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado.