Muchos son los clientes que antes de entrar en un establecimiento hostelero consultan en las plataformas especializadas de Internet para echar un vistazo a las críticas. A veces ocurre que puedes presenciar casi en directo cómo dos personas se enzarzan por un supuesto mal servicio explicado con todo lujo de detalles.

Es el caso de este restaurante de Badajoz en el que un cliente cuenta que "paramos a tomar un tentempié mi mujer, mi hija y yo, pedimos bebida y dos bocadillos de bacon con queso (4,5 euros) y no lo recomiendo pues el poco bacon que llevaba los bocadillos estaba frío y seco como la mojama. Se lo dije al camarero y en vez de solucionarlo se ofendió".

El propietario respondió al cliente indignado: "Claro… la próxima vez que venga a la tierra de sus padres que tantos golpecitos en el pecho se ha dado… pida JAMÓN IBÉRICO del bueno.. del de verdad y no Bacon, que es el que se compra un dúplex porque no tiene pa´chalet… SO TIESO!". Y tan ancho que se quedó.

El mensaje de la discordia.

Viral

El comentario épico se ha vuelto viral y ha dividido a los usuarios de Twitter, si bien es cierto que la mayoría han mostrado su rechazo al hostelero "por su falta de educación".

Son muchos los empresarios que urgen a estas páginas establecer mecanismos de control, a fin de filtrar este tipo de situaciones. Una de las soluciones que proponen para ello, es que se exija una prueba de compra antes de publicar el comentario.