El porcentaje de bajas de profesores en los institutos públicos se ha situado este lunes en torno al 8%, y el de los alumnos entre el 10 y 15%, en el primer día de clase tras el parón navideño en el que se temía un mayor número de ausencias como consecuencia de la alta transmisión de la variante ómicron.

En declaraciones a EFE, el presidente de la Federación de Asociaciones de Directivos de Centros Educativos Públicos (Fedadi), Toni González, ha explicado que todos los equipos directivos han adelantado la entrada para conocer las bajas confirmadas y poder actuar en caso.

Pupitres vacíos en la vuelta al cole Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EP

De acuerdo con las estimaciones de la Federación, el porcentaje de ausencias oscila entre el 7 y el 8% y en algún "caso muy excepcional" se ha llegado al 25%, pero en general "no hemos llegado al 10% ni tampoco al 20% de la plantilla con positivos, que es lo que esperábamos".

En su opinión, estas cifras permiten a las consejerías de Educación poder manejar la situación y buscar las sustituciones pertinentes.

González ha hecho un llamamiento al alumnado y a las plantillas que "al más mínimo síntoma se vayan a casa y se aseguren si son positivos o no" y ha explicado que las nuevas medidas sobre cuándo hay que confinar una clase no afecta a sus centros dado que la mayor parte de los estudiantes en estas etapas ya están vacunados.

"Nosotros solo tenemos que aislar al contacto estrecho que no esté vacunado", ha explicado el presidente de Fedadi, quien asegura que ahora mismo los alumnos están teniendo más cuidado en el cumplimiento de las medidas como consecuencia de la ómicron. Antes de las vacaciones de Navidad "tenías que estar más encima de ellos, mientras que ahora ves en todos más precaución".

Por último, González ha pedido acelerar la tercera dosis en las plantillas de los centros dado que a nivel científico "la protección de la vacuna baja bastante a los seis meses" de su administración, y ha añadido que los niveles de estrés o ansiedad entre el profesorado son los mismos que antes de la Navidad, "pero sí hay más precaución".