Castilla y León notificó ayer 703 positivos por COVID-19, con un repunte de 17 casos sobre los datos del día anterior, de los que 294 fueron diagnosticados en las últimas 24 horas, y ocho fallecidos más en los hospitales –uno en Ávila y Salamanca, y dos en Burgos, Valladolid y Zamora–, lo que eleva la cifra total a 2.194.

Las comunicaciones positivas por PCR acumuladas ascienden a 38.041, si bien el total de contagios alcanza los 44.517. De los 703 casos confirmados nuevos, 176 corresponden a la provincia de Valladolid y otros 173 a la de León. En Burgos hay 149 positivos nuevos; en Palencia, 79; en Salamanca, 49; en Segovia, 35; en Ávila, 20; en Soria, 13, y en Zamora, 12.

En cuanto a los diagnosticados en las últimas 24 horas, los 294 casos se distribuyen entre las provincias de Burgos (102), León (99), Palencia (39), Salamanca (21), Valladolid (20), Ávila (10) y Zamora (3). Ni en Segovia ni en Soria hubo casos, informa Ical.

La cifra de hospitalizados en planta descendió en 13 pacientes, hasta las 431, mientras que la de hospitalizados en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), se elevó en tres, hasta los 57, lo que eleva a un 56 por ciento la ocupación de camas UCI por esta y otras patologías, con 169 pacientes en total.

A la par que este aumento en el número de casos, continúan también cerrando aulas en colegios de la toda la comunidad. Ayer, la Consejería de Educación de Castilla y León decidió poner en cuarentena a 19 aulas más de colegios de la región en siete de las nueve provincias, con lo que se elevan a 48 las confinadas desde que comenzó el curso hace justo una semana, informa Efe.

Uno de los casos más preocupantes se registró en un aula de la guardería municipal de Valladolid, donde una clase de niños entre 0 y 1 año se ha visto obligada a cerrar tras el positivo confirmado de uno de los alumnos. El curso permanecerá cerrado hasta el próximo 29 de septiembre, según fuentes de Educación.

SANIDAD NO PONDRÁ EN MARCHA MEDIDAS ENTRE LA REGIÓN Y MADRID

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, mostró ayer su “preocupación” por la evolución de la pandemia en la región madrileña si bien ha dicho que en la conferencia que tuvo lugar ayer por la tarde con las comunidades de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Madrid no se adoptaron medidas conjuntas.

En rueda de prensa tras un encuentro con el presidente de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, y la ministra Carolina Darias, Illa no quiso hacer una valoración de las restricciones que prepara la Comunidad de Madrid para frenar los contagios hasta conocer su “literalidad exacta” pero aseguró estar en “contacto permanente” con el Gobierno de Ayuso y confió en que se adopten las medidas más convenientes. Illa recordó que, en su momento, el presidente Pedro Sánchez ofreció a las comunidades autónomas la posibilidad de solicitar el estado de alarma para hacer frente a la pandemia, y comprometió el voto de las formaciones que dan apoyo al Gobierno.

El portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, aseguró por su parte que la región mira “con mucha preocupación” la evolución de la pandemia en la vecina Comunidad de Madrid e insistió en la importancia de que haya “coordinación” y un “nexo de unión” entre comunidades limítrofes. Una posición que también apoyan desde el Gobierno de Castilla y León.