08 de abril de 2018
08.04.2018
Patricio Pron | Escritor

"Olvidamos la lección de Cortázar"

"Ojalá mis libros provoquen al menos un pequeño porcentaje del placer que causa el fútbol de Messi", asegura el escritor argentino

08.04.2018 | 04:11
"Olvidamos la lección de Cortázar"

Es uno de los autores más interesantes en español. Su escritura mantiene la magia de los autores latinoamericanos, pero sus relatos se acercan a la literatura centroeuropea. Un cóctel genuino para unos textos de referencia.

-"Para él solo dos o tres cosas tienen sentido, escribir, leer y amar, aunque esto último también carece de sentido", escribe.

-No es una opinión que detente yo solo. Muchas personas están convencidas de ello, evidentemente también algunos lectores de este libro poco habitual en el contexto actual.

-¿Poco habitual?

-Como dicen los editores, va hacia lugares donde no se va actualmente. Quizás sea debido al hecho que el cuento en español no está yendo hacia esos lugares con regularidad.

-El cuento no tiene ninguna ley, según Córtazar.

-Desafortunamente olvidamos la lección de Córtazar, y dejamos de pensar en el cuento como ese territorio que no está totalmente cartografiado.

-Los editores hablan de relato breve.

-Técnicamente es así. Algunos consideran peyorativa la palabra cuento, que no comparto. Como digo, era por el hecho que nadie estaba escribiendo estos relatos en los últimos tiempos. No tanto por un afán de innovación, más bien de recuperación de una visión, que tenían autores relevantes como por ejemplo Cortázar, del cuento como un ámbito a explorar.

-¿Por qué siempre tendemos a comparar a los escritores latinoamericanos y no a los españoles?

-Gran pregunta. De lejos todo se ve más grande y es muy posible que todavía los grandes nombres del pasado literario latinoamericano pesen aún en la conciencia colectiva de los lectores españoles, lo suficiente para que sea un poco forzoso para un escritor que viene de Argentina, como es mi caso, tenga que ser comparado con Cortázar o Borges. Esto es una especie de raro honor, pero a la vez frustante porque mis influencias no solo se limitan al ámbito nacional.

-Vargas Llosa sale en el "Hola" y Roberto Bolaño tuvo un vida precaria.

-Las suertes de los escritores no son necesariamente justas. En los últimos tiempos aparecen más autores en el "Hola" que en las páginas culturales de los periódicos. Supongo que prefieren el papel couché porque las fotos son más grandes. No corresponde a lo que deseo que se diga y piense de mi trabajo.

- "Lo que está y no se usa nos fulminará" es un título atrapante.

-Es una frase de una canción de Luis Alberto Spinetta, no tan conocido fuera de Argentina, que se adhirió como título de este volumen de relatos de forma espontánea, porque estos cuentos, que había escrito desde mi último libro de relatos, empezaron a pesarme. De ahí el sentido de la frase, que estaban en mis archivos sin utilizar e iban a fulminarme de una manera misteriosa.

-¿Por qué esa vuelta al cuento?

-Nunca he dejado de escribir relatos cortos, sencillamente había tenido otros proyectos literarios. Los libros de cuentos se escriben de forma distinta a las novelas, que siguen una intención programática, mientras los cuentos se escriben por acumulación. El descubrimiento de este libro es que sin habérmelo propuesto reflejaban inquietudes que son parte de la discusión contemporánea.

-¿Por ejemplo?

-Como definimos la paternidad en un momento donde hay tantas demandas sobre los padres, o que hacemos con el exceso del pasado que padecemos en este momento histórico.

-Me ha sorprendido la recreación de la Alemania comunista y el paso inmediato al Tinder.

-Los relatos pueden parecer desconcertantes porque van de un lugar a otro, del pasado al presente. La llamada República Democrática Alemana (RDA) me interesa mucho. Viví en Alemania y conocí muchas personas que habían vivido en su infancia en la RDA, y encontré, para mi gran sorpresa, que vivir bajo la dictadura del este de Alemania era similar a crecer bajo la dictadura argentina.

-En el libro aparece un escritor llamado Patricio Pon. ¿Cuál es la línea que separa la vanidad del exhibicionismo?

-Esa línea pasa de una forma muy sutil por lo que se haga con esa exhibición, si está destinada a la glorificación personal, el caso más habitual desgraciadamente, o puede tener como objetivo poner en cuestión la figura de uno mismo. La vida de un escritor, y la mía es la que más conozco, es banal, donde la relevancia reside en el hecho de poder cambiar eso, considerado por algunos literatura.

-¿Cómo está el periodismo cultural?

-El periodismo cultural ha adquirido una importancia que no ha tenido en otros periodos históricos. Nos encontramos ante un exceso de textos y figuración por parte del autor, y a un emborronamiento de los límites entre literatura comercial y de calidad. Por eso es necesario un periodismo cultural de calidad, que separe la paja del trigo.

-Sostiene que los escritores escriben con su biblioteca.

-Mi esposa y yo vivimos en un pequeño piso en Madrid. Buena parte de mi vida cotidiana consiste en escoger qué conservar y qué no. Tan solo conservo libros de referencia, ensayos y los que voy a poder utilizar en mi trabajo.

-¿Dios nació en Rosario?

-Por supuesto que sí. No solo nació en Rosario, sino muy cerca de donde nací. Desafortunadamente nuestros talentos son distintos. Desconozco los talentos literarios de Messi, venimos del mismo lugar y ojalá mis libros provoquen un pequeño porcentaje del placer del fútbol de Messi.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags