Un sacerdote argentino sorprendió a los fieles al anunciar en misa su decisión de dejar los hábitos por haberse enamorado de una mujer con la que formará una familia. Víctor Hugo Casas, de 38 años, eligió contar su historia de amor en mitad de una misa que ofició en Saturnino María Laspiur. «Hay cuestiones del corazón que no las puedes parar. Cuando te enamoras y empiezas a proyectar más allá, pensando en una familia e hijos, es muy fuerte y creo que a eso Dios lo quiere, porque ama la vida», manifestó. Casas explicó que su amor «viene de hace mucho», pero no dio a conocer el nombre de la mujer y admitió que no había avisado todavía a las autoridades eclesiásticas. «No niego el celibato ni que haya personas que puedan vivir en él, pero también creo que la Iglesia debe crecer para que se pueda optar», agregó.