Dos semanas después de casarse en una ceremonia sin validez legal en Bora Bora, el actor Eddie Murphy y su compañera sentimental Tracey Edmonds se han separado, según informó ayer en su edición digital la revista estadounidense "People".

«Tras considerarlo y después de hablarlo mucho hemos decidido que no llevaremos a cabo la ceremonia legal (en EE UU) porque no es necesario seguir definiendo nuestra relación», señala un comunicado conjunto de Murphy y Edmonds enviado exclusivamente a la publicación.

«Mientras la reciente unión simbólica celebrada en Bora Bora fue representativa de nuestro amor y amistad mutua, así como del respeto que nos tenemos, hemos decidido permanecer como amigos», concluye el escueto comunicado.

La pareja celebró una ceremonia al atardecer el día de Año Nuevo en una isla privada de Bora Bora en la Polinesia Francesa.