Los restos mortales del poeta ovetense Angel González Muñiz, fallecido el sábado a los 82 años, fueron incinerados a las 10.30 horas de ayer en el crematorio del cementerio de La Almudena de Madrid, hasta donde se trasladaron numerosos familiares y amigos, quienes le despidieron entre aplausos. Muchos de ellos coincidieron en que la muerte de González supone una gran perdida para la poesía española y recalcaron que era el poeta de la libertad. En la foto, el féretro con los restos mortales del poeta.