Gracias a los correos electrónicos basura se ha convertido en la operación más promocionada, pero un estudio científico asegura que la mayoría de los hombres que se someten a una intervención de alargamiento del pene no quedan satisfechos con los resultados. «Para los pacientes con dudas psicológicas sobre el tamaño del pene -particularmente si tiene un tamaño medio- tiene poco sentido ofrecerles la cirugía porque no supone ninguna diferencia», dijo el martes Nim Christopher, un urólogo del St Peter´s Andrology Centre en Londres.

Christopher y sus colaboradores, que entrevistaron a 42 hombres que se habían sometido a la operación, hallaron que la tasa de insatisfacción era muy alta. A menudo los hombres solicitaban otra intervención quirúrgica.