Integrantes de la directiva de la Cofradía de Jesús Nazareno han depositado flores procedentes del paso de la Soledad en la tumba del imaginero Ramón Álvarez, autor a la imagen que recibe culto habitualmente en la iglesia de San Juan y que procesiona la madrugada del Viernes Santo y la noche del Sábado Santo por las calles zamoranas.

Además otro centro lo han dejado en el crucero existente en el cementerio San Atilano “en memoria de todos los hermanos y damas fallecidos de la cofradía”, explican desde la cofradía.