Kiosko

La Opinión de Zamora

El miércoles arranca la comisión de los pasos del Museo de Semana Santa de Zamora

Está compuesta por seis hermandades y el delegado del Obispado, Miguel Ángel Hernández

Último paso que ha salido en procesión desde el actual Museo de Semana Santa de Zamora JOSE LUIS FERNANDEZ

Este próximo miércoles echará a andar la comisión creada en el seno de la Junta pro Semana Santa que deberá determinar el destino de los 36 grupos escultóricos que alberga el Museo antes de que comience el derribo del actual inmueble y comiencen las obras del nuevo centro.

La comisión está formada por un representante del Obispado y uno de cada una de las seis cofradías con pasos en el Museo, que son Borriquita, Tercera Caída, Vera Cruz, Jesús Nazareno, Santo Entierro y Resurrección.

El representante del Obispado es Miguel Ángel Hernández, que une a su condición de delegado episcopal de Patrimonio el de asistente eclesiástico de la Junta Pro Semana Santa.

Las fuentes consultadas indican que ahora mismo están abiertas todas las posibilidades. Se da por seguro que el Obispado ofrecerá una serie de templos para poder albergar los pasos, aunque seguramente será necesario habilitar nuevos espacios.

Algunas de las hermandades son partidarias de mantener los pasos íntegros, con grupo escultórico y mesa, debido a los problemas que podría suponer desmontarlos, lo que obligaría a buscar espacios de alturas considerables. Hay que tener en cuenta que pasos como La Lanzada, del Santo Entierro, mide 5,30 metros de alto (incluida la mesa) y otros 18, que pertenecen a esa cofradía, a Jesús Nazareno y Vera Cruz superan los cuatro metros de altura, teniendo en cuenta imágenes y peanas.

Hay cofradías que ya tendrían avanzadas algunas opciones para ubicar los pasos que les pertenecen en un recinto adecuado, aunque la idea es tomar las decisiones de manera consensuada y siempre con el visto bueno del Obispado.

Otro factor a tener en cuenta es que las obras durarán por lo menos dos años, con lo cual los desfiles procesionales no podrán salir ni llegar durante ese periodo al Museo de Semana Santa, y tendrán que buscar alternativas.

Además, en el Museo existen también otros enseres, algunos con cierto valor monetario, que podrían irse colocando en diferentes sedes de las cofradías, siempre con un proceso ordenado y bien documentado que permita conocer en todo momento qué patrimonio sale de las instalaciones y su destino.

Compartir el artículo

stats