Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

El Pinchatajadas protagoniza el final de Semana Santa en Sanabria

Cristo resucita ágil y rodeado de niños

La procesión de Jesús Resucitado, conocido como Pinchatajadas, recorre Puebla de Sanabria.

El paso más ágil, el paso más alegre y el paso que llega rodeado de niños y jóvenes, Jesús Resucitado “Pinchatajadas”, irrumpía en la nave central de la Iglesia de Nuestra Señora del Azogue, en Puebla de Sanabria, pasada la una de la tarde.

Cristo resucita ágil y rodeado de niños

La última carrera de unos 200 metros salió del tirón en ininterrumpido ascenso desde el Arrabal, la Costanilla y la Rúa hasta culminar exhaustos en la plaza Mayor.

Cristo resucita ágil y rodeado de niños

Tras pasar por Santa Anta, Candanedo, La Vera Cruz y el San Francisco quedaba la estación última cogiendo carrerilla en desde el Buenos Aires a la puerta de San Pedro y todo por delante sin parar. Tambores y cornetas al toque de prisa impuso el ritmo de las piernas.

Cristo resucita ágil y rodeado de niños

Un último y empinado tramo que contó la presencia de numerosos espectadores que aplaudieron la gesta de los jóvenes y los niños. La procesión de Jesús recorría los barrios de la Villa en una mañana soleada donde los vecinos aguardaban “la tradición” de ver a Cristo resucitado pasar por sus puertas a golpe de tambor acompañado de un tropel de niños felices de repetir la experiencia, una alegría que se trasmite.

Cristo resucita ágil y rodeado de niños

En el interior del templo, los fieles que participaban de la misa acogieron con aplausos la entrada triunfal del paso de Cristo, que todavía tuvo tiempo de dar una vuelta alrededor de las iglesias para entrar a marcha marcial. El párroco, Agustín Rubio, recibía por primera vez desde su nombramiento la imagen del Resucitado.

Cristo resucita ágil y rodeado de niños

Todas las parroquias de la comarca celebraron el día de la Resurrección de Jesús, en especial la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Mombuey. Los componentes de la Asociación Cultural de Campaneros Zamoranos tocaron las campanas de la torre templaria, más monumental de la comarca.

“Son unas buenas campanas” reconocían en el interior de la torre los campaneros, aunque la dificultad estaba en el espacio reducido del hueco, en el que se turnaron los campaneros.

Los primeros toques anunciaron la hora de misa para continuar acompañando a la procesión y al encuentro de Jesús Resucitado con su Madre, que pierde su velo en ese momento.

Compartir el artículo

stats