La Virgen de la Soledad, con sede en San Juan, es la protagonista indiscutible del Sábado Santo en Zamora. Se trata de una de las imágenes más queridas y veneradas la Semana Santa de Zamora: el acompañamiento que le hacen cientos de hermanas avala esa realidad. La ciudad comparte el luto de su madre y el dolor por la pérdida. La imagen fue realizada por Ramón Álvarez y salió en procesión por primera vez en 1886. Tiene tallados los pies, las manos y la cara.

ITINERARIO

Sale a las 20 horas de la plaza de Viriato para continuar por Ramos Carrión, Plaza Mayor, Renova, Sagasta, Santa Clara, Alfonso IX, San Torcuato, Sagasta, Renova y Plaza Mayor, donde se entonará el canto de la Salve. A continuación, retorno a la iglesia de San Juan.

Las claves de la procesión.

La Virgen

La Soledad es la principal imagen de la hermandad y para ese desfile muda su ajuar por un sencillo velo negro, símbolo del luto. La devoción por esta talla es una de las más destacadas de la Semana Santa. La imagen fue donada por Joaquín Muñiz a la Congregación, por lo que sustituyó a la antigua imagen barroca que salía en la procesión desde su fundación y que aún se conserva en la parroquia de San Cebrián de Castro.

Llegada a San Juan

La entrada de la imagen principal al templo de San Juan es uno de los momentos más destacados de la procesión del Sábado Santo. La entonación de la Salve por todas las hermanas eriza la piel de los asistentes.