El convento de Santa María la Real de las Dueñas fue ayer el escenario de la Misa en honor a la Virgen de la Esperanza. En un año especial, las hermanas y hermanos pudieron compartir, con aforo limitado, este recuerdo a la imagen titular.