Se va la persona, pero queda su música. Ha muerto esta mañana el músico valenciano Carlos Cerveró, a los 87 años. Su recuerdo quedará ligado a las marchas compuestas para la Semana Santa de Zamora. La más célebre, Nazareno de San Frontis, a la que hay que sumar La Esperanza y La Soledad. También, en los últimos años se ha interpretado su composición para el Cristo Muerto de La Urna, en el Santo Entierro.

Carlos Cerveró tuvo un breve periplo en Zamora, los años 1991 a 1993, cuando se vino a la ciudad para dirigir el Consorcio de Fomento Músical. Fue en esa etapa cuando escribió varias piezas brillantes, muy queridas por todos los zamoranos. Nazareno de San Frontis fue compuesta en el 50 aniversario de la Cofradía del Vía Crucis, y hoy es una de las piezas más tarareadas por la Semana Santa zamorana.