21 de abril de 2019
21.04.2019

Semana Santa en Benavente | Viernes de penitencia y duelo

Jesús Nazareno procesiona a primera hora de la mañana con la venia del tiempo, y el Santo Entierro se desquita de la procesión fallida de 2018 en una noche fría

21.04.2019 | 05:21
Ceremonia del Encuentro en la Plaza Mayor de Benavente.

El viernes santo cumplió su destino de penitencia y duelo. La lluvia hizo amago de asomar a primera hora de la mañana, pero dio una tregua durante toda la jornada y tanto la cofradía de Jesús Nazareno como El Santo Entierro pudieron procesionar sin problemas.

Jesús Nazareno fue puntual. No se dejó intimidar por cuatro gotas y salió a primera hora de la mañana a las calles de Benavente con menos de un centenar de fieles. La procesión realizó las estaciones del Vía Crucis. Jesús Nazareno por la Rúa y la Virgen de los Dolores por la calle Herreros, abriendo la comitiva un grupo de cofrades de El Silencio que han vuelto en un número destacado a militar en esta procesión. Las dos imágenes se encontraron en la plaza Mayor dónde se reprodujo la ceremonia de la Venia y el Encuentro. Por segundo año los dos pasos se situaron uno frente al otro en el centro de la Plaza Mayor, donde se produjo la ceremonia de la Venia. Este año no sonó el Miserere de Allegri, sino varios cánticos a capela por un grupo de mujeres que acompañaban al párroco.

Jesús Nazareno es titular de esta única procesión, aunque ayer sábado a las seis de la tarde, con motivo del cumplimiento de los cien años la Virgen de los Dolores (1919-2019), la Cofradía organizó un Via Matrix, un itinerario de oración de La Dolorosa. Numeroso público siguió esta conmemoración en una tarde soleada.

El tiempo, que obligó en 2019 a suspender la Magna Procesión del Santo Entierro, también fue magnánimo la noche del viernes. La Magna pudo salir en una noche despejada pero fría. La Coral benaventana protagonizó el preámbulo procesional interpretando el Miserere en la iglesia de Santa María mientras buena parte de los cofrades y de los pasos aguardaban fuera el inicio de la procesión.

La Virgen de las Angustias, el único paso con palio de la Semana Santa benaventana, fue la última en abandonar la iglesia. Lo hizo con la procesión ya iniciada y camino de Sancti Spíritus desde dónde regresó a Santa María por la Doctor García Muñoz para encarar la calle La Rúa. A medida que los pasos iban llegando a la iglesia de Santa María, la coral benaventana interpretaba una pieza religiosa o sacra. La procesión del Domingo de Resurrección y Gloria que tendrá lugar hoy al mediodía entre Santa María y la Plaza Mayor pondrá fin, con la Caída del Manto, a la Semana Santa benaventana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook