14 de abril de 2019
14.04.2019
Eva Crespo García | Pregonera oficial

Eva Crespo, pregonera: "La Semana Santa necesita cargarse de respeto en todas sus vertientes"

"Mi experiencia profesional ha hecho que sienta más estrechamente los desfiles procesionales, un relato gráfico muy intenso que personalmente considero muy bello"

13.04.2019 | 22:29
La pregonera oficial de la Semana Santa de Zamora 2019, Eva Crespo García.

La periodista Eva Crespo, directora de La 8 Zamora, pronuncia hoy en el Teatro Ramos Carrión el pregón de la Semana Santa de Zamora. Los actos comienzan a las 12.30 horas.

–¿Cuáles son sus primeras vivencias relacionadas con la Semana Santa?

–Son recuerdos de infancia y familiares. Soy de Zamora y toda mi familia es de Zamora y de alguna manera hemos estado vinculados a determinadas cofradías. En casa de mis padres el nexo de unión era con Jesús Nazareno en la que procesionaban mis hermanos y uno de ellos salía también en el Silencio. Viví mucho la Semana Santa no solo procesionando con La Soledad sino también en la calle como hermana de acera. Son recuerdos de ir a ver la procesión con mi abuela o con mi madre salir en La Borriquita siendo muy pequeña o yendo a ver las procesiones en las que salían mis hermanos o en la que cargaba porque uno de ellos cargó en Longinos.

–Luego llega el trabajo y... ¿la perspectiva varía?

–Sí, cambia. En cuanto empecé a trabajar en la televisión comencé a estar muy vinculada a las distintas cofradías, siendo una Semana Santa diferente. Vas aprendiendo cosas de nuestros días grandes y creciendo con ella a base de hacer reportajes, de estar cerca de la gente que tiene una vinculación estrecha e intensa con la Semana Santa y participa de ella. Conoces distintas maneras de sentirla y las vas haciendo tuya de alguna manera.

–¿El ser periodista le ha ayudado a ser más semanasantera?

–Sí mucho más. (Rotunda en la respuesta). He crecido con la Semana Santa. Me he dado cuenta de que la Semana Santa me ha hecho crecer en cuanto a vivencias y conocimientos porque los míos personales sentimentales y personajes son unos, pero sin querer llegas a otros rincones y a otras cofradías a las que no estaba tan vinculada y ha llegado un momento en el que las hago un poco mías. Reconozco que me ha ido gustando cada vez más.

–Y ¿cómo siente Eva ahora esta manifestación que aúna tradición y religiosidad?

–La siento de una forma muy intensa porque siguen estando presentes mis vivencias de la infancia y familiares, que forman parte de mi corazón, y a eso se suma otros valores que tiene la Pasión. Acaba siendo un relato gráfico muy intenso que termina acompañándote y para mí, personalmente, es muy bello. Además, he conocido a gente que ha estado muy vinculada a la Semana Santa, lo que ha hecho que la vea desde diferentes prismas.

–¿Echa en falta algo en la actuación celebración?

–Teniendo en cuenta que el asunto de sumarse al Estatuto Marco del Obispado, que ha sido un asunto que ha marcado los últimos años, ya está encauzado, quizá existe una necesidad de que la Semana Santa se cargue de respeto porque es una manifestación muy importante en esta ciudad.

–Cuando alude a respeto piensa en el seno de las propias cofradías, entre las propias hermandades, en los desfiles en la calle?

–En todos sus aspectos. La Semana Santa por el relato que expone y por lo importante que ha sido y que debe seguir siendo, debemos de mimarla y respetarla todos, cada uno desde su posición.

–Su "bautismo" como pregonera tiene lugar el de Zamora, ante los semanasanteros.

–Fue una sorpresa y no voy a negar que me dio mucho vértigo. Soy una persona que está cerca de la Semana Santa por mi trabajo y por mi vertiente personal. Me lo plantearon, no me lo esperaba y me lo he tomado con mucha responsabilidad.

–En algún momento pasó por su cabeza "que pase de mí este cáliz"...

–Pues sí porque sigo vinculada a Zamora y a su Semana Santa de una manera intensa por trabajo. No es algo que yo pretendiera ni que hubiera pensado hacer en algún momento. Entre las cosas que he valorado para aceptar es que de alguna manera los medios de comunicación formamos parte de la Semana Santa, ya que de una forma extensísima y con mucho cariño dedicamos muchos esfuerzos a ella. El pregón lo doy yo, pero siento que se ha tenido en cuenta la labor que realizamos los profesionales de los medios de comunicación que informamos sobre la Pasión.

–La Junta pro Semana Santa está enfrascada en un proyecto ambicioso, el nuevo Museo de Semana Santa, que implica una inversión de seis millones de euros ¿lo veremos realizado?

–Querría ver realizado el Museo de Semana Santa porque Zamora se lo merece. Debería hacerse.

–Un momento de la Pasión que para usted es especial corresponde a?

–El humilde traslado del Nazareno de San Frontis. Cuando el Cristo llega a la Catedral me remueve algo por dentro porque todo comienza. A partir de ahí se sucede una vorágine de sentimientos y de trabajo. Además, tengo una vinculación afectiva con esa imagen y esa cofradía, como la que siento por otras hermandades y otros momentos como el Juramento del Silencio. En ambos casos tengo vinculación por mis hijos y eso también se suma porque soy madre, que es otra forma de vivir la Semana Santa.

–Una imagen?

–Sin menospreciar a otras, La Soledad.

–Y ¿una música?

–Los coros. El Miserere del Yacente o el Jerusalem me emocionan, pero también me impacta el Merlú o la banda de cornetas y tambores de La Mañana porque me gusta mucho esta procesión. La vivo en casa de mis padres que viven en las Tres Cruces y todos los años voy a tomar las sopas con ellos y tengo el recuerdo de la casa llena de gente que subía a tomarlas. La Mañana para mí es un momento especial.

–El libro en el que materialmente verá la luz su intervención está ilustrado por tres pesos pesados del arte local, por un trío de creadores muy vinculado a la Semana Santa de Zamora, por José Luis Alonso Coomonte, por Antonio Pedrero y por Tomás Crespo Rivera. ¿Deseo personal?

–Sí, ha sido una elección mía. Les pedí a los tres que me ayudaran y es un reconocimiento a una generación de artistas que considero que es muy importante. Los conozco a los tres, uno de ellos es mi tío, y ha sido una manera de hacer un guiño a una generación que estimo que ha sido fundamental y que deberían contar con un museo en Zamora. Es una generación de creadores fundamentales para la ciudad de la quedan tres amigos. Es un honor que me hayan cedido los dibujos y las fotografías de las esculturas, en el caso de Tomás. Se trata de mi personal reconocimiento a esta generación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook