El número 3 de la plaza de Fray Diego de Deza fue el lugar elegido por la Hermandad de Penitencia para colocar la megafonía que dirigió el rezo del Vía Crucis. En el lugar se colocó la identificación de la Hermandad y el balcón del piso superior se cubrió de negro para mantener la adecuada estética del entorno del desfile.