laopinióndezamora.es »

Cartas de los lectores

La repoblación de Toro
El pasado mes de diciembre, en este mismo diario, he leído que el Patronato Provincial de Turismo había decido proponer a la ciudad de Toro como sede de las Edades del Hombre del año 2010; petición que aplaudo. La ciudad y su tierra se lo merecen por su pasado y el patrimonio que atesora, como ha quedado demostrado en la pasada muestra de "Legados" tan brillantemente llevada a cabo por la Fundación "González Allende" y que tan escaso eco tuvo en otros organismos. Si esto se convirtiera en realidad, sería de gran beneficio para la ciudad como lo ha sido para aquellas en las que se han celebrado las pasadas ediciones.
En los mismos escritos, leo que esa fecha es la ideal porque coincide con el aniversario de los 1.100 años de la Refundación de la ciudad a cargo de Don García; también que, sería el colofón de la celebración del 1.100º aniversario de la refundación de la villa por Don García tras la reconquista cuando la villa se repobló con habitantes de Aragón y Navarra. Me parece bien que se celebre la "refundación" de Toro; pero no se debe confundir a las personas, y en especial a los toresanos, con la fecha en que fue repoblada.
Rafael Floranes y Encinas, investigador y autor de varias historias locales en el siglo XVIII, pasó en Toro el verano de 1781 y escribió el libro "Memorias para la historia de la ciudad y tierra de Toro". En él, página 27, nos da el año 899 como el de la repoblación de la ciudad, basándose directamente en el cronista del rey Alfonso III, el obispo Sampiro.
Don Francisco Casas y Ruiz del Arbol, académico y cronista de Toro (Introducción al estudio de la historia municipal de la ciudad de Toro..., pp. 22 y 23; Motivos de Toro, p. 63), nos indica la misma fecha. También nos remite al Silense donde igualmente da el año 899. Este mismo autor dice que el padre Flórez, autor de "España Sagrada" en 1765, debió de tergiversar la verdadera fecha al copiarlo de la crónica de Sampiro. "Congregatu magno exercito actriennio peracto, sub Era DCCCCXLVIII urbes desertas ab antiquitus, populari Rex iussit: Hec sunt Zamora, Septimanca, etc Donnas vel ommes Campi Gothorum Taurum nanque dedit ad populandum filio suo Garseano "(sic) (Introducción al estudio de la historia municipal de la ciudad de Toro..., p. 22. De "España Sagrada", tomo XIV, 466). Como se ve nos da el año 948 de la Era, que corresponde al 910 de la cristiana. El señor Ruiz del Arbol opina que los cronistas locales, Gómez de Latorre y Calvo Alaguero, dan la fecha errónea del año 910 seguramente al copiarla del libro del p. Flórez.
El famoso historiador sobre la Edad Media don Claudio Sánchez Albornoz escribe: "El infante don García repobló Toro en 899" (Orígenes de la nación española, pág. 297).
Con las victorias de Polvoraria (879), Valdemora (León) y la campaña del 881 contra la Extremadura del Duero, se pudieron ir ocupando estos territorios. Es entonces cuando el rey Alfonso III el Magno ordena repoblarlo. Zamora es repoblada por él mismo y Toro por su hijo García; otras poblaciones son encomendadas a distintos condes de la corte. El año 899 es la fecha aceptada por la mayoría de los historiadores, indicando algunos de ellos que Toro fue repoblada entre los años 899-900, en su mayor parte por mozárabes procedentes de Toledo.
Por último, indicar que la fecha del 910 es algo tardía, como expresan algunos historiadores (Armando Cotarelo Valledor: "Alfonso III el Magno", p. 349). Además, hay que tener en cuenta que los últimos años del reinado de este rey, muere en Zamora en diciembre del 910, fueron un tanto oscuros, tristes y turbulentos, como consecuencia del levantamiento que se produjo contra él por sus hijos y algunos nobles. Este levantamiento fue encabezado por su hijo García, el cual fue detenido en Zamora, según unos historiadores, o en Toro, según otros, y conducido preso al castillo de Gozón, Asturias, en el año 909; fue libertado por su suegro, el conde castellano Nuño González. Al final del año 909 el rey "abdica´ y el reino es repartido entre sus hijos como gobernadores hasta su muerte. Sin entrar en más detalles, creo que es otra razón más que corrobora no ser el año 910 cuando el rey ordena a su hijo la repoblación de Toro, fecha en que sus relaciones no debían de ser muy cordiales.

José Camarón Valderas
(Valladolid)

La Opinión de Zamora en WhatsApp

Disfruta del nuevo servicio de noticias por WhatsApp de LA OPINION DE ZAMORA

Disfruta del nuevo servicio de noticias por WhatsApp

Consulta cómo darte de alta en esta nueva plataforma y conocer toda la actualidad de forma cómoda e inmediata