La esperanza de vida en España se sitúa en 83,5 años para ambos sexos, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística. Las mujeres viven una medida de 85,83 años y los hombres, 80,24 años.

Sin embargo, la brecha de género se ha reducido desde 1999, cuando la diferencia era de 6,9 años a favor de las mujeres. En la actualidad, esa desigualdad es de apenas 5,59 años.

Y nuestro país es el quinto país europeo, por detrás de Noruega, Suiza, Islandia, Malta, Suecia e Italia, con mayor esperanza de vida.

Sin duda, uno de los más longevos del mundo, pese a que en el último año ha descendido en el ránking debido a la pandemia del coronavirus

Fuera de nuestras fronteras, Okinawa, una isla que se encuentra al sur de Japón, es una de las zonas donde se vive más años: unos 50.000 habitantes superan ampliamente los 100 años de edad.

¿Cómo se consigue vivir tantos años?

La medicina para el envejecimiento saludable es la clave.

El doctor Ángel Durántez Prados (Universidad Autónoma de Madrid, 1987) es el pionero de la medicina preventiva proactiva en España.

El experto dirige desde 2017 su propia clínica donde atiende a sus pacientes con un único objetivo, como explica a ‘Guías de Salud’, alargar la salud. 

Medicina preventiva proactiva, ¿qué es y cómo se lleva a cabo?

Se conoce como paradigma sanitario del siglo XXI. Es una medicina que, en lugar de ser reactiva a la enfermedad (que se pone en marcha cuando se está enfermo), actúa antes de la aparición de cualquier patología, sobre todo, las no transmisibles, que son las que se asocian al proceso de envejecimiento:

Básicamente, intentamos actuar antes de que se manifiesten con sus síntomas para posponer su aparición y alargar el periodo de vida en buena salud.

A qué edad hay que pensar en la vejez

Turistas del Imserso bailando en Benidorm en una imagen de marzo.

Lo que hagamos a partir de los 35 años determinará nuestra vejez…

La medicina preventiva proactiva para el envejecimiento debe ponerse en marcha a partir de los 35 o 40 años.

Entre colegas que nos dedicamos a esta especialidad, consideramos que la década de los 50 es muy determinante para nuestra vejez. Lo que se haga en esos diez años va a influir y mucho en cómo será la calidad de vida futura. 

Y, ¿por qué a partir de los 50 años de edad? Se debe a dos razones.

Por un lado, la menopausia en las mujeres, que suele llegar entre los 47 y 53 años. Es un momento clave. Y por otro, el déficit androgénico y el declive de los niveles de testosterona en el hombre, que se manifiesta con una sintomatología muy llamativa.

¿Hasta qué edad hay que priorizar la medicina preventiva y una vida saludable?

No deberíamos dejar de cuidarnos nunca. Es un plan de por vida, hasta que se entre en una fase de deterioro total.

Una vez le pregunté a uno de mis maestros de Estados Unidos, ¿cuándo dejan de ir a verte tus pacientes? Y me respondió: cuando se mueren. 

Se estima en el año 2040 las mujeres españolas podrían tener una esperanza de vida de 89 años (cuatro años más que en la actualidad)

Y es que el objetivo de esta medicina es alargar la fase en bienestar y en salud hasta el último día antes de fallecer. Es lo que se conoce como compresión de la morbilidad: retrasar la pérdida de autonomía hasta edades muy avanzadas. 

¿Cuánto tiempo podríamos llegar a vivir los españoles si nos cuidamos durante toda nuestra vida?

Hay estudios publicados en la revista científica The Lancet que estiman que en el año 2040 las mujeres españolas podrían tener una esperanza de vida de 89 años (cuatro años más que en la actualidad).

También hay vaticinios para 2060, cuya predicción apunta a una expectativa de vida de 93 años: 92 años para los hombres y 94 años para las mujeres.

Así, viviremos más de 90 años en las próximas décadas, eso sí, con permiso de una nueva pandemia, que produciría una reducción considerable de la esperanza de vida.

Vivir más de 100 años, ¿será posible de forma general?

No es una utopía, porque de hecho cada vez hay más centenarios (en España, de acuerdo al INE, hay más de 17.000 personas que superan los 100 años de edad). Lo que significa que el número de centenarios se ha multiplicado por cinco o incluso por diez al que había hace dos décadas en nuestro país.

Muchos de esas personas que sobrepasan los 90, tocan los 100. Habrá un momento en el que se vuelva a batir un récord de longevidad máxima, que ahora mismo está en 122 años y 174 días, en 1997.

La medalla de plata es Kana Tanaka, una japonesa que falleció con 119 años y 108 días.

En hombres, no obstante, la expectativa máxima de vida se sitúa en 114 años.

Archivo - Viajes del IMSERSO

Archivo - Viajes del IMSERSO EUROPA PRESS - Archivo

¿Por qué hay esa diferencia entre hombres y mujeres?

El cromosoma Y juega un papel fundamental (según un estudio en moscas realizado por la investigadora Doris Bachtrog, de la Universidad de California en Berkeley y publicado en la revista PLOS Genetics).

Esa pérdida favorece un envejecimiento precoz, pero también se ha hablado que el hombre se somete a estilos de vida no tan saludables como el de las mujeres.

De cualquier manera, no hay duda de que los hombres que se cuidan también viven menos que las mujeres, un término medio de 4-5 años menos.

Hay que reconocer que los estrógenos de las mujeres tienen un efecto cardioprotector. Sin embargo, la teoría hormonal de que son las hormonas las que justifican la mayor esperanza de vida de ellas no me la creo mucho. Tiene que haber otros factores. 

¿Cuáles son las claves para vivir más y mejor?

La genética no influye más de un 30% en nuestra calidad de vida. Y es que la genética está influenciada por el estilo de vida, lo que se conoce como el ambioma, es decir, una mezcla de factores que dependen de nosotros (fumar, beber alcohol, sedentarismo…) y de otros que no dependen (vivir en un país en guerra, contaminación, estrés…).

El ambioma contribuye en un 70% en la expectativa de vida, cuánto tiempo vamos a vivir y con qué calidad.

Ahora estamos abordando el proceso del envejecimiento como si fuera una enfermedad

Lo más importante, llevar una vida saludable:

  • Ejercicio físico. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda  realizar actividades físicas aeróbicas moderadas durante al menos 150 a 300 minutos. Para obtener beneficios adicionales, se pueden prolongar más allá de los 300 minutos a la semana, realizando una rutina de fuerza, al menos, dos veces por semana.
  • Una correcta alimentación con todos los nutrientes necesarios para mantenerse sano y con energía.
  • Higiene del sueño. Establecer una rutina para dormir bien y conseguir un sueño reparador. 
  • Evitar hábitos tóxicos como el tabaco, el alcohol o las sustancias estupefacientes.

Turistas del Imserso haciendo gimnasia en Benidorm. David Revenga

¿Hacia dónde va la medicina preventiva proactiva? 

Cada vez hay más conciencia, pero depende mucho de la sanidad del país.

En España, como no se paga por consulta, se tiene la percepción de que es gratis. Esto se traduce en que muchas personas no piensen en la prevención, puesto que irán al médico cuando se pongan enfermos. Así, hay una menor 'conciencia saludable'. 

Percibo que cada vez hay más interesados en la prevención, sobre todo, jóvenes a partir de 30 años. Y esto está produciendo un avance en esta especialidad: abordar el proceso del envejecimiento como si fuera una enfermedad.

En la actualidad, se previenen aquellas enfermedades asociadas al declive provocado por la edad. No obstante, lo que veremos en un futuro es que habrá métodos para tratar a nivel celular el deterioro que se produce  por el envejecimiento que, a su vez, es la causa de la aparición de estas enfermedades.

En pocas palabras, se tratará el envejecimiento y no habrá prevención de las enfermedades cardiovasculares.