“La respuesta siempre será no. Comer por dos es un mito desfasado. El principal objetivo de una mujer embarazada del siglo XXI es cuidarse por dos, alimentándose de manera sana y equilibrada en función de su situación física personal y siguiendo todas y cada una de las pautas médico-dietéticas que le aconsejen sus especialistas en ginecología, obstetricia y nutrición antes y durante la gestación o después del parto”.

Así de claras y rotundas se muestran tanto la doctora Carmen Sala Salmerón como la doctora Cayetana Barbed Isusi, ginecólogas y obstetras de la Clínica Gine-3 de Barcelona. Dos médicas que viven y han vivido situaciones socioculturales muy diferentes, pero que están unidas por una misma pasión: la calidad de vida de la mujer y su futuro bebé.

“Cuando yo estudié la carrera de Medicina -dice la Dra. Sala Salmerón- lo único me enseñaron sobre la alimentación de la mujer embarazada fue que no debía comer por dos… pero hoy en día, la nutrición de la gestante es un aspecto fundamental para evitar posibles defectos congénitos o malformaciones a nivel cognitivo en el feto”, complementa la Doctora Barbed Isusi.

La nutrición de la mujer embarazada y su bebé

Una dieta sana y equilibrada durante el embarazo debe satisfacer la nutrición de la mujer, teniendo en cuenta su entorno sociocultural; debe favorecer el desarrollo fetal de forma adecuada, según cada etapa de la gestación; debe preparar el organismo materno para el parto; y debe garantizar la reserva energética para la lactancia perinatal.

Tanto es así, también en estos tiempos convulsos en el debe del coronavirus, que las mujeres embarazadas ya “nos solicitan” una lista de alimentos que puedan comer o no en beneficio de su retoño y de su propia salud”, destaca la doctora Sala.