La actividad física regular es una de las herramientas más importantes que tenemos para mantenernos en forma y preservar nuestra salud para el futuro. Pero en la agitada vida actual, la mayoría de la gente no tiene mucho tiempo libre para dedicarse al deporte durante el día. Por eso muchos italianos eligen hacer ejercicio por la mañana. Un trote inmediatamente después de levantarse y antes de ir a la oficina hace maravillas para despertar el cuerpo y la mente.

De este modo, seguro que podemos empezar el día con buen pie. Pero cuidado, porque demasiados deportistas mañaneros cometen un grave error que puede echar por tierra todos sus esfuerzos por mantenerse en forma. Veamos qué es.

¿Pero de qué error estamos hablando?

Sencillo: es el mal hábito de saltarse el desayuno después de hacer ejercicio a primera hora de la mañana. Es comprensible que si estamos concentrados en una actividad física vigorosa no tengamos tiempo, o incluso apetito, para detenernos a desayunar. Pero siempre debemos intentar no saltarnos esta comida que, como todos sabemos, es la más importante del día. Pero, ¿debemos desayunar antes o después de hacer deporte?

No debemos hacer deporte con el estómago vacío.

Los expertos lo tienen claro: no es recomendable hacer deporte completamente en ayunas. El cuerpo necesita energía para la actividad física y para recuperarse rápidamente después de un esfuerzo intenso. Así que ten cuidado, porque los que practican deporte por la mañana no deben saltarse el desayuno antes de hacer ejercicio. Pero si no tienes tiempo de comer algo antes de entrenar, al menos intenta tomar un desayuno saludable después del entrenamiento.