11 de enero de 2019
11.01.2019

Los médicos de Benavente estudian medidas legales por la imposición de guardias improvisadas

Sanitarios del Benavente Sur pedirán la dimisión del gerente provincial, de su equipo y de los coordinadores de los centros de salud en una reunión inminente

10.01.2019 | 20:08
Pacientes esperando a realizar pruebas analíticas en el Benavente Sur.

La crisis originada por las guardias médicas en el Punto de Atención Continuada (PAC) del Centro de Salud Benavente Sur ha llevado a una parte de los profesionales a estudiar medidas legales para demandar a la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

Una parte de la plantilla ha comenzado a realizar consultas para defenderse de la que consideran una nueva arbitrariedad "inexplicable e intolerable' de la Gerencia Provincial de Atención Primaria. Se rebelan así contra el método empleado por la Gerencia Provincial para cubrir los huecos de guardias (unos 70 en los próximos tres meses) originados por el recorte de profesionales primero, y por el traslado o la marcha de sanitarios, dos en los últimos meses, a los que se suma la previsión de una tercera salida de otro médico de área antes de la primavera.

En los próximos días tendrá´lugar en Benavente una visita de la directora médica. Los médicos interinos, a punto de su estaturización, le pedirán que transmita al gerente provinicial su petición de dimisión de todo el equipo, incluidos los coordinadores de los centros de salud, por su incapacidad a la hora de resolver el problema de las guardias y de la falta de recursos humanos.

Todos los años en el mes de noviembre se prefijan las guardias del año siguiente en el Punto de Atención Continuada del Benavente Sur. Dos médicos de noche en días lectivos con un tercero de refuerzo de tarde, y cuatro médicos los fines de semana y festivos, dos por el día y dos por la noche. Los que hacen guardia de noche al día siguiente descansan, esto es, no pasan su consulta. Cada profesional tiene un tope fijado de 840 horas de guardias anuales, aunque voluntariamente pueden absorber 150 guardias más. Los profesionales con más de 55 años pueden pedir la excendencia de las guardias por edad. Este marco ya no vale.

Hace menos de tres meses el médico de Santa Colomba de las Monjas, Arcos y Milles de la Polvorosa ascendió al área urbana. Se incorporó a la consultas del Benavente Sur, pero los tres pueblos se han quedado sin médico titular. "A veces va algún sustituto a pasar las consultas, pero solo a veces", explica un sanitario.

El fin de semana de reyes la cosa empeoró. Faltaban médicos para cubrir guardias. La Gerencia optó por cubrirlas de la noche a la mañana como si se tratara de una incidencia fortuita. "La médico de San Cristóbal se hartó. Llevaba más de 1.000 horas de guardia y ha decidido irse a León", explica el mismo profesional.

El problema es que los huecos en el calendario se van a ir cubriendo día a día de forma improvisada apelando "a un falso sistema de incidencias". Hasta ahora ni la Gerencia ni el coordinador "han querido saber nada". La cosa se ha agravado en las últimas horas al conocerse que para tratar de cubrir las guardias diarias y de fines de semana se pretende eliminar el módulo de refuerzo de tarde.

En el Benavente Sur todas las circunstancias, las de los médicos, las de las propias instalaciones, pequeñas, deterioradas y compartidas con el personal del 112, las de los enfermeros y las de incluso los celadores, a los que la Gerencia les ha pedido que renuncien a su manutención so pena de turnarlos, señalan un colapso del sistema que amenaza con convertirse en una tormenta perfecta.

La imposición de guardias está llevando a los médicos de 55 años a pedir la excedencia que les corresponde por ley sin más, cuando no a valorar el traslado a otras provincias. Además, la falta de profesionales obliga a ampliar las citas diarias de los pacientes a una semana vista porque tras salir de una guardia nocturna el profesional con consulta asignada, en el área urbana o en los pueblos de la Zona Básica, no la pasa, "y no tiene sustituto". A la falta de médicos se suma que una decena (cinco en cada centro de salud, que también hacen guardias) son interinos y en teoría dejarán de ser funcionarios para entrar en un concurso de traslados en la primavera. La incertidumbre sobre si las guardias en el PAC se cubrirán podría ser la punta del iceberg de "una situación de mayor gravedad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook