Opinión

Mandamientos hoy y ayer

CARTAS

CARTAS

Ante la oposición de Meloni al aborto en el G-7, surgieron tensiones entre Italia y Francia. Bien por Meloni: el aborto es un atentado contra la vida y la sociedad, un pecado gravísimo contra la Ley de Dios, la cual se expresa en Diez Mandamientos. Ninguno de estos podrá ser borrado, y obligan a todos. Cristo lo dijo claro: "No he venido a destruir la Ley ni los Profetas...". "Los Cielos y la Tierra pasarán pero mis palabras no pasarán jamás". Inscritos en el corazón de todo hombre, nos sobresaltamos cuando los vemos conculcados, salvo si los culpables somos nosotros: "en una alforja al hombro/ llevo los vicios/: los ajenos delante, /detrás los míos...", según la fábula. ¿Quién se queda igual si ve que le roban? ( Séptimo: "no robarás") o si le dañan (Quinto: "no matarás"), ¿si ve abusos contra la castidad, o si su cónyuge no respeta el compromiso? (Sexto y noveno se refieren al deber de respetar el propio cuerpo y el ajeno, y el pecado puede ser de obra, de pensamiento o de deseo), ¿si le mienten, calumnian o difaman (Octavo: "No dirás falso testimonio ni mentirás"), o si le hacen mal por envidia. (Décimo: "no desearás los bienes ajenos").

El Cuarto hace referencia al honor que debemos a nuestros padres, y se cita inmediatamente después de nuestros deberes con Dios, nuestro Creador y Señor : "Amarás a Dios sobre todas las cosas", respetar su nombre, santificar las fiestas. Rebelarse contra los mandatos divinos, ¿creemos que sale gratis?: "Dios es paciente y misericordioso, lento a la ira y rico en piedad"; pero los hay recalcitrantes y no reparan que la Justicia es, también, un atributo divino. En las Sagradas Escrituras, se habla de "el día de la cólera y de la revelación del justo juicio de Dios" ( Romanos 2:5). Mi abuela repetía que "a Dios no se le esconde nada". De niña, me impresionaba un responso: " (...) Lacrimosa dies illa,/qua resurget ex favilla/ iudicandus homo reus(...). Será de lágrimas aquel día,/en que del polvo resurja/ el hombre culpable,/ para ser juzgado".

Josefa Romo

Suscríbete para seguir leyendo