Opinión | Zamoreando

"El último rey"

Tenemos un gran monarca, reconocido así en todo el mundo, donde es querido y respetado

Actos del X Aniversario de la proclamación del rey Felipe VI, celebrados en el Palacio Real. El Rey ha estado acompañado de la Reina Letizia, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía.

Actos del X Aniversario de la proclamación del rey Felipe VI, celebrados en el Palacio Real. El Rey ha estado acompañado de la Reina Letizia, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. / José Luis Roca

Como en España no existen problemas acuciantes y todo va sobre ruedas, es más, España va como un cohete (hacia abajo), Podemos e IU, casi desparecidos en las últimas europeas, han sacado a relucir su habitual perfil antimonárquico en los días previos al décimo aniversario de la proclamación de Felipe VI. Ambas formaciones venidas a menos se manifestaban el pasado domingo en Madrid en una marcha republicana en la que han exigido "la abolición de la Corona" y que Felipe VI sea "el último rey". No van descaminados porque el siguiente en la línea sucesoria es mujer, será reina, mal que les pese, y se llama Leonor.

La han cogido buena con la Monarquía, como si una república, en estos momentos, al igual que en momentos pasados e incluso futuros, fuera a solucionar los problemas acuciantes de España. Nos quieren meter la república que pregonan con calzador hasta el punto de que una de las dos "iluminadas" que fue ministra, Ione Belarra, ha dejado caer como el que no quiere la cosa, que: "Hay muchísima gente en España que entiende que no vamos a tener una democracia plena hasta que no seamos una república". Permítame que discrepe en lo de "muchísima". En realidad son tres en raya, Pelé, Magué y el palo la Escoba.

En la concentración organizada por estas lumbreras de la política patria, no podían faltar las dos bagatelas de la corona republicana, la Belarra y la Montero que se irá en breve a dar la tabarra a Europa donde no la van a escuchar ni los gatos. El nivel allí es muy superior al demostrado por esta chica, lo que me hace pensar que no harán mucho caso. Lo doy por bueno si nos la quitamos de encima. Sus estupideces traspasan todas las líneas imaginables.

Esta gente habla de la monarquía como "una cuestión genética", como si ese fuera todo el problema, cuando ellos practican la endogamia como se demostró en el caso Iglesias-Montero y tantos otros casos que no merece la pena recordar. Tenemos un gran monarca, reconocido así en todo el mundo, donde es querido y respetado a partes iguales, cosa que no se puede decir de estos aspirantes a republicanos que entienden la democracia a su manera.

Suscríbete para seguir leyendo