Opinión | Zamoreando

Porca miseria

Tras casi seis años de gobierno progresista, los indicadores de pobreza nunca habían estado peor

La población en riesgo de pobreza o exclusión social subió hasta el 26,5 % en 2023

La población en riesgo de pobreza o exclusión social subió hasta el 26,5 % en 2023

Me viene de perilla la conocida expresión italiana para despotricar de la maldita miseria que no es una entelequia es una realidad que debiera sacudirnos. Aterra leer el titular que dice: "España, en el pódium de la pobreza". ¿Y eso? Pero, ¿no habíamos quedado en que España y su economía van como un cohete? No se ha dicho si hacia arriba o hacia abajo. A tenor de lo recientemente desvelado por la oficina de estadística europea Eurostat, la trayectoria es clara: España ha pasado a ser el tercer país de Europa con mayor población en riesgo de pobreza. ¡Cáspita! Y no es una "fake". Tampoco la máquina del fango tiene que ver con la noticia. No es cosa de la fachosfera. Es, simple y llanamente, una realidad.

Cuando el presidente del Gobierno compara a España con el resto de países que estrellan su suerte en la misma bandera azul, es para hacer el más absoluto de los ridículos, porque el resultado de esta comparativa es demoledor. El podio del que antes hablaba lo lideran Rumanía y Bulgaria, oro y plata respectivamente, seguidos Por España que s sitúa en tercera posición, bronce, adelantando a Grecia en esta deplorable clasificación y convirtiéndose en el primer país del euro con mayor porcentaje de ciudadanos en riesgo de pobreza.

Después de esto a ver quién es ahora la ministra que saca pecho y se ríe. Tomo prestados los versos de Mario Benedetti: "En una exacta foto del diario, señor ministro del imposible, vi en plena risa y en plena euforia y en pleno gozo su rostro simple". Seré curiosa, señor ministro, ¿De qué se ríe señor ministro? En el caso de España debería decir ministra, recordando la euforia y las risas de María Jesús Montero, tan eufórica siempre, y Yolanda Díaz. A esto nos han llevado.

No sé si habrá podio para España en los próximos juegos olímpicos, lo que sí sé es que en el podio de la pobreza ya hemos conseguido el bronce que ni puñetera falta nos hacía. Tras casi seis años de gobierno progresista, los indicadores de pobreza en España nunca habían estado peor. Por lo que se ve, la prioridad de la izquierda no es acabar con la pobreza. ¡Porca miseria!

Suscríbete para seguir leyendo