Opinión | Sin cilicio

Zamora, tres en raya

Pasados los años se decide aprovechar el agujero, pero no como atracción turística de eso que otro llamó el "pormishuevismo"

Obras del Conservatorio, abandonadas tras ejecutarse sólo el 25% de los trabajos.

Obras del Conservatorio, abandonadas tras ejecutarse sólo el 25% de los trabajos. / Jose Luis Fernández

Vamos a hablar del Teatro de la Universidad Laboral, del Templete de la Marina y de la reconstrucción del Puente de Piedra. Tres piezas de Zamora capital.

El Teatro de la Universidad Laboral. Este teatro era el más grande de Zamora con diferencia (creo recordar que con 800 localidades). Contando además con una acústica extraordinaria que evitaba el uso de micrófono a los actores. Amén de un acceso de espectadores llamativa.

El paso de los años lo fue deteriorando por dentro, de tal forma que cuando se afrontó la conversión arquitectónica del cuartel en campus, el salón de actos, o paraninfo, debió de ser dicho teatro puesto al día, ya que está al lado. No se hizo.

Acto seguido al PP gobernante en Castilla y León le dio la venada de hacer en parte de las instalaciones de la Universidad Laboral un centro de congresos subterráneo. Dentro de lo peregrino de la idea estaba el teatro (que se usaría como salón de actos).

Ante idea tan descabellada (un centro de congresos bajo tierra) lo lógico es que se hubiera empezado por la parte de la obra más sencilla: la de rehabilitar el teatro. Pero no; se optó por la más fácil: hacer un agujero gigantesco. ¿Qué ocurrió? Que la empresa o empresas que en esto trabajaban se arruinaron (por cierto con acusaciones judiciales de trama corrupta sobre ellas). Y la casa quedo sin barrer y el teatro sin hacer.

Pasados los años se decide aprovechar el agujero, pero no como atracción turística de eso que otro llamó el "pormishuevismo". Y van ahora y deciden hacer el Conservatorio de Música. Vale. Pero ¿empezaron por el teatro y así la ciudad dispondría del mismo cuanto antes? Ni hablar. Todo a gusto de la empresa, como siempre, y la ineptitud de ciertos políticos (como siempre).

Más… esta empresa también ha quebrado o lo que sea. Entonces, por favor, ¿podrá alguien decirle a la que coja el relevo que empiece por poner en condiciones excelsas el teatro de la Universidad Laboral, y que así Zamora pueda contar con un súper foro para grandes espectáculos teatrales y musicales cuanto antes? Nota: el teatro está al extramuros del nuevo edificio.

El Templete de la Marina.

En principio parece que habría que adecentarlo como Oficina de Turismo. Sería lo ideal. Pero queda muy a trasmano.

Siendo muy niño recuerdo haberme sentado en unos balancines que tenía en el exterior cuando era una cafetería o así. Esa opción debería quedar abierta. Que alguien pujara para usar la parte baja como local de hostelería y la de arriba como terraza especial, amén de los alrededores (a lo mejor les interesaba a los de la cervecería vecina, la Pinta de Oro).

Aunque tal vez lo menos arriesgado es convocar un concurso de ideas para ver qué uso darle de manera tal que lo mantenga vivo y atractivo.

El Puente de Piedra remozado.

Por cierto, hace poco alguien vinculó el puente del escudo de Zamora con el puente de piedra de Zamora (cosa que parece lógica) pero creo que no es así. El puente que hay en dicho escudo es el de Mérida, porque algunos zamoranos dejaron la piel y la vida por algún rey en esa ciudad extremeña y el mandamás de turno nos consoló con ese honor.

Pero vamos con el de aquí. Hasta comienzos del siglo XX contaba con unas torres o fielatos en sus entradas (y salidas por tanto). Pues bien, se trataría de reponerlas. Si ya sé que eso es pecado, pero, hace poco ardió la catedral de Nôtre Dame en Paris, y reconstruyen sus torres, es decir no dijeron: "como no son las originales nada h hacemos". Hagamos lo mismo aquí. Todo por el turismo que son pelas.

Suscríbete para seguir leyendo