Opinión | Zamoreando

Un paso al lado

La que se lo va a pasar bomba, dejando en Bruselas sus perlas, es Irene Montero

La líder de Sumar y vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, sale del Círculo de Bellas Artes de Madrid tras anunciar este lunes su renuncia como líder de la formación.

La líder de Sumar y vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, sale del Círculo de Bellas Artes de Madrid tras anunciar este lunes su renuncia como líder de la formación. / SERGIO PEREZ

Las europeas han hecho estragos. Entre los que llegan, los que se van, los que se quedan y los que no van a volver porque han desaparecido del mapa político, estas elecciones al Parlamento europeo han sido de lo más reveladoras. Una de las lideresas que ha salido tocada y yo diría que relativamente hundida es Yolanda Díaz. Nunca la vi llevándose el gato al agua. Su formación no tenía consistencia como ha quedado demostrado. La que se lo va a pasar bomba, dejando en Bruselas sus perlas, es Irene Montero. Ha salido por los pelos pero ha salido eurodiputada. Que la aguanten ahora sus señorías de allende los Pirineos. Aquí ya la hemos aguantado bastante con sus costosas campañas y las gilipolleces que todos recordamos.

Lo de Yolanda Díaz estaba cantado. Sólo ella, y nada más que ella, parecía no querer ver la realidad. En ningún momento ha sabido frenar el constante hundimiento de la izquierda alternativa, después de un periodo continuo de elecciones cosechando fracasos electorales. Los partidos que nutrían Sumar como que no están por la labor y tras este postrer descalabro, la vicepresidenta Díaz abandona Sumar después de un año y cuatro meses desde que tomara la decisión de ponerse al frente de Sumar, formación en la que constantemente ha restado, dando un paso al lado, cercada por IU y Más Madrid.

Yolanda Díaz abandona, pero no del todo. Yolanda Díaz dimite, deja sus cargos orgánicos como coordinadora general pero mantendrá su cargo como vicepresidenta segunda del Gobierno en el Ejecutivo de coalición con el PSOE. Tiene que seguir diciendo de las suyas desde la tribuna gubernamental, presentando batalla a los empresarios, a los autónomos, a los ricos, a los del medio y a los pobres. Porque como los empresarios se cabreen más de lo que están y se vayan, a ver dónde diantre vamos a ir a trabajar. Por lo menos tiene la decencia de anunciar que se va después de tantos fracasos concatenados. Otros pierden, pero como resisten, ni se pronuncian, por si acaso, y eso a pesar del cerco de la Justicia. Yolanda Díaz, se va pero todavía se queda un rato más. A ver qué pasa.

Suscríbete para seguir leyendo