Opinión

La energía de la Unión Europea

Estamos poniendo en peligro la vida misma por el uso desmesurado de determinados combustibles muy contaminantes

Parque eólico en Sanabria.

Parque eólico en Sanabria. / Araceli Saavedra / LZA

Cuando hace más de un millón de años nuestro antecesor el Homo Erectus encendió manualmente el primer fuego, descubrió cómo emplear la madera y las hojas secas (es decir, la biomasa) para asar la comida, para defenderse de las fieras o para iluminar la noche. Desde entonces hasta ahora, la evolución de la humanidad se ha basado, en esencia, en dos elementos exclusivos de nuestra especie: la pericia para cooperar y la capacidad para usar los elementos disponibles en la naturaleza para producir energía (incluyendo combustibles fósiles y minerales). Sin ellas, sin la cooperación humana a gran escala y sin la generación (a voluntad) de energía, el Homo Sapiens no sería lo que ha llegado a ser a lo largo de los siglos.

Así, el aprovechamiento del carbón, del petróleo, del agua, del gas, del sol, del aire o del uranio nos ha permitido globalizar el mundo, inventar internet, llegar al espacio, impulsar nuestra inventiva (también para armar devastadoras guerras) y, sobre todo, construir progreso y bienestar.

Un progreso que parecía ilimitado y que, como especie, estamos empezando a poner en riesgo por una sencilla razón: porque estamos poniendo en peligro la vida misma por el uso desmesurado de determinados combustibles muy contaminantes.

Este sobrecalentamiento es un hecho científico. Hemos pasado de detectar un cambio climático acelerado a padecer los efectos de la crisis climática (incendios forestales virulentos, olas de calor insoportables, inundaciones incontrolables …). Pero ahora entramos en una nueva fase algo más drástica: enfrentamos ya una auténtica emergencia climática.

Hemos pasado de detectar un cambio climático acelerado a padecer los efectos de la crisis climática (incendios forestales virulentos, olas de calor insoportables, inundaciones incontrolables …)

En muy pocos años, si no modificamos el rumbo energético, veremos con más frecuencia problemas de abastecimiento alimentario por el aumento de sequías, experimentaremos una disminución del agua potable, sufriremos subidas del nivel del mar y la acidificación de las aguas de los océanos, se elevarán los riesgos de incendios forestales, lamentaremos la extinción de especies, combatiremos nuevas pandemias, aumentarán los huracanes y los tifones, habrá migraciones masivas por causas climáticas…

¿Qué podemos hacer al respecto en esta esquina del planeta? Algo muy sencillo, y muy complicado a la vez: refundar la Unión Europea sobre las bases de las energías renovables, en general, y de la energía solar fotovoltaica, en particular.

La Unión Europea se fundó sobre las bases de la energía. La primera semilla fue la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), promovida por los franceses Robert Schuman y Jean Monnet. El Tratado de París de 1951 le dio forma entre seis estados (Francia, Alemania Occidental, Italia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos). Posteriormente, el 25 de marzo de 1957, se firmaron dos tratados: el Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea (CEE) y el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (CEEA o Euratom). Desde entonces hasta ahora, mucho ha caminado Europa, siempre con la energía en el punto de mira. Hoy, ya bien entrado el siglo XXI, volverá a ser la energía quien refunde nuestra europea unión. Y lo haremos gracias a las energías renovables.

El Tratado de Lisboa (que entró en vigor el 1 de diciembre de 2009) cimentó la arquitectura de lo que hoy conocemos como "Unión Europea" (UE). Y el Parlamento Europeo, con sus 70 años de vida, se ha convertido ya en un actor clave, gracias a la potente labor legislativa de los 705 eurodiputados que lo configuran, representando a los ciudadanos de 27 Estados miembros.

Sin embargo, con la invasión de Ucrania por parte de Rusia (con el gas de trasfondo), ha marcado un trágico y dramático punto de inflexión. En una economía tan globalizada como la actual, las repercusiones de la guerra iniciada por el presidente Vladimir Putin en 2022 son insondables.

Por eso, debemos impulsar una acelerada transición verde que permita a Europa realizar un despliegue rápido y masivo de tecnologías como la solar fotovoltaica y la eólica, para no depender de recursos importados o contaminantes, como el gas, el petróleo, el carbón o el uranio. Así, la UE debería proponerse una ambiciosa (y para nada imposible) meta: que el 70 % de su mix energético proceda de energías renovables antes de 2030, logrando así más autonomía energética, una economía más competitiva y una mejor protección del medio ambiente, contribuyendo, adicionalmente, a la descarbonización y a la lucha contra el cambio climático.

¿Qué necesitamos para hacer realidad eso objetivos climáticos y energéticos en Europa? Necesitamos hacer algo tan revolucionario como lo que hicieron los padres fundadores de la Unión Europea hace 70 años: forjar un nuevo proyecto de la UE basado en la energía, movilizando grandes inversiones públicas y privadas que permitan financiar este giro histórico.

Los objetivos del tratado original eran asegurar el suministro de energía y alcanzar la estabilidad y competitividad de los precios. Pues bien, las renovables pueden alcanzar estos objetivos hoy en día, ayudando, además, a luchar contra la inflación (gracias al abaratamiento de precios que traen consigo).

Las energías renovables son, sin duda alguna, la piedra angular para enfrentar tres retos cruciales:

1) La lucha contra el calentamiento global.

2) La necesidad de obtener soberanía energética con recursos infinitos y locales que están proporcionados por la propia naturaleza (lo que se traduce en "seguridad nacional").

3) La necesidad de conseguir precios de electricidad mucho más asequibles y estables.

Las ventajas son enormes. Y lo son, muy especialmente, para los países de la Europa del Sur con la energía solar fotovoltaica, ya que cuentan con una excelente radiación solar (unas 2.800 horas de sol anuales).

Está en nuestras manos promover un despliegue rápido y masivo de esta tecnología en toda Europa, para que sea nuestro principal suministro energético y, en consecuencia, la base de nuestro progreso.

La refundación de Europa pasa por una decisión estratégica: disponer rápidamente de electricidad barata, segura, autóctona y autónoma, con el objetivo de renovar con renovables la energía vital de la Unión Europea, siete décadas después de su fundación.

Sociólogo y director de Relaciones Institucionales de Solaria

Suscríbete para seguir leyendo