Opinión | Sin cilicio

La pirámide de granito y Zamora Sí

Supongamos que en España se convocan unas elecciones generales

Archivo - Vista del Hemiciclo del Congreso de los Diputados el pasado 26 de septiembre de 2023, en Madrid (España).

Archivo - Vista del Hemiciclo del Congreso de los Diputados el pasado 26 de septiembre de 2023, en Madrid (España). / Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

Supongamos que en España se convocan unas elecciones generales.

Imaginemos que Zamora Sí (un partido zamoranista que dice que no haría lo que le digan desde Madrid si salen elegidos) va y obtiene un diputado por esta tierra nuestra (cosa fácil, pues lo que en zonas populosas cuesta unos 100.000 votos, aquí con 25.000 te puedes llevar uno; aunque como "regalo envenenado" que es, ha demostrado no servir para nada, porque siempre nos han salido diputados dóciles, no a Madrid, si no a los poderosos).

Supongamos ahora que de ese diputado depende el gobierno de España, y que en el programa electoral de Zamora Sí iba que construirían una inmensa pirámide en Sayago, porque las pirámides han demostrado ser un gran reclamo turístico en Egipto; con la ventaja, para Zamora, de que tal pirámide podría hacerse con piedra de granito, dándole así un aire imponente y triunfante, amén de novedoso (la mejor pirámide del mundo).

Continuemos imaginando cosas. Por ejemplo, que durante la campaña electoral, le preguntan al líder del PSOE, Sr. Sánchez: "Qué le parece esa idea de hacer una Pirámide en Zamora", y que éste, contesta que nunca se le pasaría por la cabeza tal asunto, por parecerle descabellado.

Y van las circunstancias y hacen que un gobierno de progreso (o sea de los que dan cosas buenas a quienes viven de su trabajo y suben impuestos a los que están forrados para poder ayudar a quien lo necesita) dependa del representante de Zamora Sí.

Entonces, como PSOE y Sumar necesitan el voto del citado diputado, le llaman para ver cómo conseguirlo, porque además dicho político no se ha cansado de decir que para él "lo primero es Zamora", y por tanto puede estar conforme con el programa esencial (el progresista) ya que aquí la mayoría vive humildemente.

Pero en la negociación, con cierta lógica, el que afirma que "no es de derechas, ni de izquierdas, que él solo es zamorano", pide, a cambio de su apoyo…. "La pirámide de granito de Sayago".

Entonces, dado que la filosofía política de PSOE+Sumar es la de hacer un reparto de la riqueza de arriba abajo (mejorando la vida de quienes las pasan canutas) aceptan construir una pirámide de granito en Sayago (vulgo "amnistía")

A partir de ahí, los derechistas (los de la tesis de que "cuanto mejor viva el Señor Conde mejor vivirán sus vasallos") acusan a Pedro Sánchez de aceptar chantajes inamisibles. Porque hacer una pirámide en el país donde reinan los Borbones y no los faraones, es cuestionar la monarquía el 78, algo inconstitucional.

Que eso Pedro no lo llevaba en el programa, que dijo era "absurdo" y que además, por qué se le van a dar ventajas a Zamora que son 4 gatos, y encima ventajas tan antipatrióticas (pues copiar símbolos de otro país es avergonzarse del nuestro)

Añadiendo el resto de España que Pedro Sánchez decide gastar un pastón solo para seguir en el sillón, y que "nos vende por un solo voto". Y aunque el señor Sánchez ofrece luego una pirámide a cada autonomía, la letanía será ya: "que España se rompe, que esto es un golpe de estado, que quien había sacado más votos es Feijoó" (incluso en Zamora).

Vamos a ver. En verdad, en verdad os digo que la Constitución Española dice que España es una democracia parlamentaria, o sea que el pueblo elige representantes que luego harán lo que quieran. También dice que el presidente es elegido por el parlamento, no por el pueblo directamente, y en buena lógica si quien designe el rey no saca mayoría absoluta tendrá que hacer una macedonia de programas con los de todos los que le apoyen. Así que todos felices, que es mejor una democracia equivocada que una dictadura acertada. Y tengamos la fiesta (de la democracia) en paz.