Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

La foto

La imagen tomada en Fitur va a seguir dando mucho que hablar

opinion LOZ

La foto a la que me refiero no tiene el alcance de aquella tomada en las Azores con Blair, Bush y Aznar, a los que se sumó Durao Barroso, a la sazón primer ministro de Portugal, foto que dio la vuelta al mundo. Esta foto es más modesta y me atrevería a decir que también doméstica. Aquella, fue tomada el 16 de marzo de 2003, esta es del pasado viernes, 20 de enero de 2024 y tiene como escenario Fitur. Esta instantánea, ilustra la portada del periódico de todos los zamoranos, nuestro periódico, del pasado sábado.

En ella aparecen en primer plano, Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Fernández Mañueco. Primer encuentro tras la polémica suscitada por el protocolo para mujeres que quieren abortar, propuesto por Vox en Castilla y León. He pedido a una experta en lenguaje no verbal, un análisis pormenorizado de lo que muestra la foto. Destacan dos cosas la cara de Mañueco, que es un poema, hasta el punto de que parece que estuviera llorando. La conmiseración de Feijóo trasladada a su mano derecha sin que sepamos bien si le está dando un cachetito afectuoso en el colodrillo o le está haciendo alguna recomendación.

La foto es coral. Y muestra multitud de rostros que asisten al encuentro de ambos populares en medio del regocijo de unos pocos, la seriedad de la mayoría y la inescrutable expresión del consejero de Cultura, Gonzalo Santonja. No se puede decir si aprueba o reprueba el encuentro. No se sabe si su sonrisa es de complicidad o de indiferencia. Los brazos a medio cruzar del consejero, según el lenguaje no verbal, son una manera de demostrar a los demás que el individuo confía en sí mismo, no en el de enfrente. Y eso que están sólo cruzados a medias. Otros testigos del encuentro entrelazan los dedos de las manos, y no precisamente para rezar. Según mi asesora, generalmente esta posición de las manos es negativa y transmite una actitud ansiosa o reprimida. ¡Jesús del Gran Poder lo que se puede decir sin pronunciar palabra!.

No me quiero dejar atrás la postura de Núñez Feijóo. Su gesto da lugar a múltiples interpretaciones. O se trata de una caricia o de un rapapolvo simulado. Bien es verdad que este tipo de “toques” delatan afecto. Es como una forma de decirle al mundo entero que estás con la persona ‘tocada’ Para que luego vengan hablando de desencuentros, de adelanto electoral y esas cosas. La sintonía entre los dos populares, por lo menos cara a la galería, no es mala. Dejémoslo ahí. La foto de Fitur va a seguir dando mucho que hablar.

Compartir el artículo

stats