Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

Más pobres todavía

No se puede enfrentar constantemente a empresarios y trabajadores

informe perfiles pobreza MÓNICA ROS

En tiempo de buenas nuevas no me gusta ser portadora de malas noticias. Haciendo honor a la verdad conviene recordar, para que nada nos pille por sorpresa, que la espiral inflacionaria en la que está sumida la economía hará que la mayoría de ciudadanos españoles siga perdiendo poder adquisitivo en 2023. El año que viene los españoles estarán un poco o un mucho más empobrecidos. Soplan malo vientos para el bolsillo de los españoles. Y esto no parece solucionarse ni a corto ni a medio plazo.

En el fondo de la cuestión están los salarios por un lado y por otro, el más importante, el que más aprieta, la subida de los precios que, a su vez, están provocando mayores costes para las empresas, lo que impacta de forma negativa en su productividad y competitividad. Como sigan cerrándose empresas, como sigan sufriendo el acoso gubernamental, señaladas por el índice acusador de ser las culpables de los males que nos asolan, aviados vamos.

España necesita más tejido industrial, nada le digo de provincias como Zamora o comunidades como Castilla y León donde el momio se lo llevan, de nueve, a lo sumo tres provincias

decoration

No se puede enfrentar constantemente a empresarios y trabajadores. Alguien tiene que jugar un papel conciliador y tengo para mí que con los sindicatos y Yolanda Díaz no se puede contar. España necesita más tejido industrial, nada le digo de provincias como Zamora o comunidades como Castilla y León donde el momio se lo llevan, de nueve, a lo sumo tres provincias. Eso sí, los distinguidos miembros del Ejecutivo castellano y leonés, suelen darse un garbeo por Zamora para vendernos la moto e incluso, si cuelan, las piezas de recambio necesarias cuando la realidad dice que pasan de esta cada vez más vacía, en todos los órdenes y sentidos, provincia de nuestros pecados.

No pinta bien cara al próximo año para buena parte de los españoles. Las clases medias las van a pasar canutas, cuando más las económicamente débiles. Acabaremos, como en tantos países, algunos incluso de nuestro entorno, con dos grandes clases sociales, los ricos y pobres de toda la vida. Nada hay que ayude a cambiar la derrota de las previsiones para 2023 sobre ese aviso que nos hiela la sangre, la mayoría de españoles será aún más pobre a la vuelta del 31 de diciembre y conforme caigan las hojas del calendario del próximo año. Y no podemos dejar el problema en manos de Cáritas y del Banco de Alimentos, el Gobierno debe pasar a la acción, Solo que, entre rojos y morados no se ponen de acuerdo. Y a los españoles los pillan justo en medio, haciéndoles la puñeta. Y, luego está lo de la reducción de la jornada laboral a cuatro días incentivada con hasta 150.000 euros a las pymes.

Compartir el artículo

stats