Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

¿Dónde está la diferencia?

No están los morados para sacar pecho a favor de Irene Montero

Irene Montero y Pablo Iglesias Eduardo Parra

Y, digo yo lo que se dice media España. ¿Qué diferencia hay entre lo dicho por la diputada de Vox, Carla Toscano, a Irene Montero, el 23 de noviembre de 2022 y lo dicho el 8 de marzo de 2014 por Pablo Iglesias a Ana Botella? Tan irrespetuoso y fuera de lugar es lo uno como lo otro. Hay una diferencia, Iglesias se regodeó en la descalificación, en la humillación, en el insulto. Y otra diferencia más, Irene Montero es de izquierdas y Ana Botella es de derechas. La Izquierda puede descalificar e insultar a la derecha. La derecha no puede hacer lo propio con la izquierda porque entonces es fascista y machista. Lo de siempre.

No están los morados para sacar pecho a favor de su colega Montero, porque si empezamos a tirar de hemeroteca, Iglesias va a salir peor parado todavía de lo que está saliendo en las redes sociales

decoration

A ver, Toscano a Montero: “El único mérito -que tiene- es haber estudiado en profundidad a Pablo Iglesias”. ¡Para qué lo diría! Se han desatado las iras del Averno que prometen engullir a la diputada de Vox. Pero, sigamos. Iglesias a Botella: “Es la que encarna ser “esposa de”, “nombrada por”, sin preparación. “Relaxing cup of café con leche” y, además, belicista. Una mujer cuya única fuerza proviene de ser esposa de su marido (en referencia al expresidente José María Aznar])y amiga de los amigos de su marido. Y en un día como hoy, 8 de marzo, a mí me gustaría felicitar a las mujeres de mi país y agradecerles que no se parecen a Ana Botella”. Nadie dijo nada. Nadie reprobó al entonces “coletas”. Y eso que hay maldad y doble intención en un párrafo concreto, el que reza: “amiga de los amigos de su marido”.

Me quedo con el “Relaxing cup” de la Botella, que tampoco, frente al follón que ha preparado con su colosal metedura de pata la Montero. Hay dos varas de medir. Para una los reproches y el silencio, para la otra los apoyos y el jaleo. Es cierto que hay una diferencia que no quiero pasar por alto. La Toscano ha dicho lo que ha dicho en el otrora templo de la democracia: el Congreso de los Diputados. El Iglesias dijo lo que dijo, en ese camaranchón del insulto y la descalificación que es La Sexta.

Hay quien ha opinado que “Donde las dan las toman” y que hay que aguantarse como han aguantado tantas las barbaridades salidas por la boca de ese macho alfa de la política o lo que sea, llamado Pablo Iglesias. Cada cual recoge lo que siembra. Y no están los morados para sacar pecho a favor de su colega Montero, porque si empezamos a tirar de hemeroteca, Iglesias va a salir peor parado todavía de lo que está saliendo en las redes sociales

Compartir el artículo

stats