Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

Lo de Corinna

Ella iba buscando, él encontró y el resto ya lo sabemos

CORINA ZU SAYN WITTGENSTEIN , RELACIONADA CON EL REY DON JUAN CARLOS DE BORBON CORINA ZU SAYN WITTGENSTEIN , RELACIONADA CON EL REY DON JUAN CARLOS DE BORBON

Estoy de Corinna Larsen hasta el moño y un poco más arriba. Nadie, salvo la prensa sensacionalista, hace caso a esta hetaira del siglo XXI, a esta buscona que, en otro tiempo, fuera princesa consorte y que en realidad no es nada más que una mujer que saca la máxima rentabilidad a sus coyundas con los hombres. Sólo en España encuentra eco. Hay que arrearle al emérito en el colodrillo, y por eso se saca punta a todo lo que hace y dice esta mesalina, y porque detrás de la atención que despierta en programas de todo tipo está el acoso a la monarquía que representa, que yo sepa, el Rey Felipe VI. Impecable.

Lo sabemos por distintas versiones y ahora por un podcast la mar de oportuno para ella. De verdad, ¿a alguien le interesa la vida y milagros de esta señora?

decoration

Corinna es lo que es, una cortesana, eso sí, muy elegante, muy mona, que debe hacerlo muy bien, de diez, en posición horizontal y en eso radica su encanto. No cabe duda de que es muy fina, más que las gallinas, pero nada más. Su utilización de los hombres deberían denunciarlo las feministas de Irene Montero. Corinna no es la víctima, la víctima es el emérito. Se pongan como se pongan los decidores de oficio y beneficio ideológico y el feminismo patrio más radical. Lo que Corinna hace es barriobajerismo puro y duro.

Si algo igual o parecido le estuvieran haciendo a, pongamos como ejemplo Pablo Iglesias, el feminismo que lidera la Montero ya habría salido en tromba a denunciar a la buscona. Al Rey Juan Carlos se le está linchando. Se aprovecha cualquier cosa para atizarle. No seré yo quien defienda esos pasajes de sus actuaciones que a todos nos avergüenzan. Sólo que a diferencia de los que hacen cosas peores, Juan Carlos I ha pedido perdón, se ha humillado en infinidad de ocasiones y, ¡ya vale!

Al emérito, se le ha sometido a un juicio sumarísimo que aún no ha terminado. Corinna lo aprovecha para echar más leña al fuego que cierta izquierda y cierta prensa quieren mantener encendido permanentemente, como si del fuego eterno se tratara. Y, qué casualidad, la hetaira, que tiene una corte de abogados carísimos, mide los tiempos y saca la mierda a relucir en los momentos clave. No creo ni una sola palabra de lo que cuenta. Ella iba buscando, él encontró y el resto ya lo sabemos por distintas versiones y ahora por un podcast la mar de oportuno para ella. De verdad, ¿a alguien le interesa la vida y milagros de esta señora?

Porque, ¡oh, casualidad!, la Cori que echaba la culpa de todos sus males al CNI de Sanz Roldán, va ahora y se desdice. Creíble no es. Miente constantemente para salvar su pellejo que ya no cotiza.

Compartir el artículo

stats