Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Manuel Antón.

Un poco de cordura, por favor

Cuando las ideologías propician que los árboles no dejen ver el bosque

Doña Irene, aunque solo sea para que se quede en casa y deje de enredar, cójase la gripe, o un catarrillo, y desaparezca del espacio público al menos los días necesarios para que a quienes nos entran picores cada vez que oímos su voz, se nos vayan pasando.

Un poco de cordura, por favor Manuel Antón

Como antaño me sucediera cuando oía hablar a su pareja, hogaño “entro en cólera” cuando Irene Montero porfía con quienes se le ponen por delante pidiéndole un poco más de cordura -pedir cordura a la señora Montero es como pedir peras al olmo-.

La ferocidad con que defiende doña Irene el texto de su “Ley Trans” es para echarse a temblar; por ello, aviso a quienes osen contradecirla, no vaya a ser que se les eche al cuello y adiós yugular.

Que los menores de entre 12 y 14 años puedan solicitar su cambio de sexo y de nombre en el registro civil contando solamente con la aprobación judicial; los de entre 14 y 16 puedan hacerlo sin que medie garantía de madurez alguna y los mayores de 16 sin contar siquiera con la autorización paterna, o de sus representantes legales, es algo que buena parte de la sociedad española no ve con buenos ojos, y es por ello que el debate abierto sobre este tema en el Congreso, hace escasos días, está ya en la calle y va a dar mucho de sí.

Que los menores de entre 12 y 14 años puedan solicitar su cambio de sexo y de nombre en el registro civil contando solamente con la aprobación judicial es algo que buena parte de la sociedad española no ve con buenos ojos

decoration

En principio, y como era de esperar, PP y Vox han visto como su enmienda a la totalidad ha sido rechazada por la cámara baja. Pero lo que no era tan previsible era la división interna que se ha abierto en las filas del PSOE, y del propio Gobierno, más que por lo que de controvertido pueda tener el texto en lo referente a la autodeterminación de sexo, por lo que tal extremo puede suponer para el movimiento feminista y los logros que éste ya guardaba en su zurrón.

Quede como quede finalmente la ley que se llegue a aprobar en el Congreso, los partidos de la derecha ya han anunciado que, caso de que algún día puedan gobernar -juntos o en solitario- la derogarán… Y “vuelta la burra al trigo”, como sucede con otros temas no menos importantes y trascendentes para el buen desarrollo de la ciudadanía, como son la sanidad o la educación.

¿Somos tan brutos como para llegar a pensar que jamás nos pondremos de acuerdo en cuestiones tan serias?....

Es lo que tienen las ideologías, que a veces propician que los árboles no dejen ver el bosque.

¡País!

Compartir el artículo

stats