Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Luis Miguel de Dios

Buena jera

Luis Miguel de Dios

Ponte en camino, familia grave

Mucho me temo que el polémico impuesto a la banca lo pagaremos los ciudadanos

Billetes de euro Francisco Palacios | EUROPA PRESS

He conocido pocas personas con tanto ingenio para sacar punta a los temas como el que fue genial dibujante y pintor vallisoletano Domingo Criado. Tenía una intuición especial para sospechar lo que se escondía tras palabras y miradas aparentemente inocuas. Donde los demás veíamos normalidad, él descubría un trasfondo dudoso y, en ocasiones, alarmante. Y entonces, para no parecer demasiado negativo, le daba a sus análisis un toque irónico (a veces de humor negro) muy acorde con su personalidad y sus experiencias vitales. Adoraba el lenguaje popular, el que sale de la gente llana, y le gustaba tirar de refranes y dichos agudos para solventar una situación o dar sus opiniones. Muchas de sus frases preferidas las ponía en boca de lo que llamaba “tiorrillos”, personas del pueblo que reflexionaban sobre cualquier cuestión. Recuerdo uno de sus dibujos publicado en “El Norte de Castilla”. Bajo un titular de ese día, “El idioma castellano cumple mil años”, un hombre, descalzo y tocado con una boina, derramaba lágrimas y soltaba:”Mil años ya y todavía no hemos dicho la primera palabra”. Se discutía entonces sobre el Estatuto de Autonomía de Castilla y León y no había avances significativos. Y cuando pintaba mal la cosa, aunque pareciera lo contrario, solía decir entre la guasa y el pesimismo:”Ponte en camino, familia grave” O sea, el texto de aquellos antiguos telegramas que informaban (lo más breve posible; se pagaba por palabras) al receptor de problemas de salud de algún pariente.

Me he acordado de la frasecita, y de su autor, cuando he leído el informe del Banco Central Europeo (BCE) sobre el impuesto que el gobierno español, con el respaldo del Parlamento, quiere poner a los grandes bancos, a esos, pobrecitos, que ganan y ganan, pero nunca lo suficiente para calmar a sus prebostes. Todo lo que no sea pasta para la faltriquera les huele a cuerno quemado. Fíjense: los mismos días en los que crecían las críticas bancarias (respaldadas por PP y Vox) al posible impuesto, nos enteramos de que entre Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Bankinter y Unicaja han ganado hasta septiembre 5.863 millones de euros, un 31% más que en el mismo periodo del año anterior. La diferencia es de unos 1.400 millones, cantidad parecida a la que tendrían que pagar por el citado impuesto. Pero se resisten, claro que se resisten. Y amenazan con ir a los tribunales. Abogados les sobran.

Tengan cuidado porque algo que parece de justicia (que paguen más los que se están forrando en plena crisis) puede acabar dañándoles a ustedes. Pónganse en camino, bolsillos en peligro

decoration

Volvamos al informe del BCE. Tiene un párrafo que mosquea. Señala que espera que las entidades de crédito “de conformidad con las buenas prácticas internacionales, tengan en cuenta y reflejen en los precios de los préstamos todos los costes pertinentes, incluidas las consideraciones fiscales”. ¿Cómo se come esto tan alambicado y retorcido? Domingo Criado habría sentenciado: “Ponte en camino, familia grave”. Es decir, y según le he oído y leído a varios expertos, que el BCE ya da por hecho, e incluso justifica, que seamos los clientes, los ciudadanos, los que acabemos pagando el impuesto. Desde el Eurobanco lo ven bien. Así que para que quieren más nuestros banqueros y la oposición. Y eso que el referido informe no es vinculante, no obliga; se le puede hacer caso o no hacérselo. De hecho el presidente del Gobierno dijo el viernes en Portugal que seguirá adelante con su plan le guste o no al BCE. La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, añadió que las consideraciones que marca el BCE ya han sido incluidas por el Ejecutivo español. Y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quitó trascendencia a la opinión del BCE y aseguró que el Gobierno no se plantea cambios en la proposición de ley.

Cuando escribo estas líneas, de Feijóo no se sabe nada. Anda de gira por varios países sudamericanos. A Díaz Ayuso le faltó tiempo para sacudir estopa a Pedro Sánchez. Nada nuevo ni sorprendente. Y Luis de Guindos, actual vicepresidente del BCE y antiguo ministro de Economía con Mariano Rajoy, lanzó algunas pullas, bajo forma de “consejos”, al probable impuesto. Sospechoso, sobre todo si esos “consejos” vienen de quien fue responsable en España de Lehman Brothers, aquella banca (y algo más) cuyas gestiones iniciaron la grave crisis del 2008. Poco después, De Guindos afirmó que el multimillonario rescate del sector bancario no le costaría ni un euro a los españoles. Y ya saben lo que pasó. Y lo que sigue pasando en ese terreno.

De modo que ándense con ojo. Tengan cuidado porque algo que parece de justicia (que paguen más los que se están forrando en plena crisis) puede acabar dañándoles a ustedes. Pónganse en camino, bolsillos en peligro.

Compartir el artículo

stats